jueves, 10 de noviembre de 2011

Juno desierta, fecundo poemario de José Molina


Blanca Padilla

La noche de este miércoles fue presentado Juno desierta, poemario de José Molina que recoge los poemas creados por este autor entre 2008 y 2010 y en los que lo mismo le canta al amor que rinde homenaje a un cantante y a un actor que admira, un acto de amor también.

La librería  La Jícara fue el escenario donde, en el marco de la Feria del Libro Independiente, José Molina leyó algunos de los poemas que contiene su obra, acompañado de un público en el que no faltaron sus amigos y los alumnos de los talleres que imparte en la Biblioteca Andrés Henestrosa.
El poeta, nacido en Salamanca, Guanajuato en 1975, comentó que el título de esta obra remite, no tanto a la diosa romana de la fertilidad y del matrimonio sino a una película estrenada el  8 de septiembre de 2007 en el Festival Internacional de Cine de Toronto  llamada Juno. Aunque no deja de aclarar, en las primeras páginas, que “Juno también es la capital de Alaska…”

Para Molina, en el citado filme, donde se aborda el tema del aborto, es de vital importancia la banda sonora en la que interviene Kimya Dawson y dos de sus bandas: Antsy Pants y The Moldy Peaches. A esto y a la trama hacen referencia los poemas incluidos en la sección Juno desierta que da nombre a toda la obra.

“Juno desierta es un conjunto de mensajes cifrados, un mensaje lanzado en una botella que espera ser descifrado por los lectores”, comentó el propio José Molina e indicó también que es un poemario que le canta al amor,  al amor fracasado, al amor apasionado y también al amor homosexual, como en la sección Belfos.

Pero, también estos poemas son un homenaje a la nostalgia y según dejó entrever el poeta, tienen atisbos autobiográficos. Así se aprecia en la sección Narragansett, nombre de una tribu indígena de la Costa Este de los Estados Unidos y de un río y de una cerveza, explicó Molina.
En esta sección, escrita en inglés, portugués, italiano y español, el poeta parece aludir al camino andado hacia su encuentro con la poesía. 

Deja entrever en ella sus amores, sus influencias poéticas, su paso por la Universidad de Massachussetts, donde actualmente es candidato a doctor en literatura y sus nexos con Brasil, Chile y Argentina donde ha publicado también.

Un hombre aterrado pasa a lado y levantando lentamente la mirada del suelo balbucea el principio de un romance y después intentará convencerse de que el sueño es delirio y la escritura una bofetada”, dicen en esta sección algunos versos del poema titulado P-town.

También destaca en Narragansett el Homenaje mínimo a Mickey Rourke, ese actor que fue el sex-symbol de Nueve semanas y media, donde actúo con Kim Basinger, y que interpretó luego a Charles Bukowski en El borracho y, ya con el rostro deteriorado por sus años infructuosos como pugilista, a un honesto policía en la aclamada Sin City.

“Mickey Rourke es un actor al que admiro”, comentó José Molina al hablar acerca de este poema en el que se hace alusión al amor hacia una vocación por la que no importa perder el físico y de alguien que contra todo pronóstico se resiste a caer. 

“Gotas de un otoño indolente que no se atreve a dejar caer las hojas y sigue cayendo con toda su fuerza de dos a cero en un película sin presupuesto”, rezan algunos versos de este poema en el que se alude también al deterioro físico del gran poeta maldito Antonin Artaud.

La última sección de este libro lleva por título Rápame, cognado de Rape me (viólame) una polémica canción de Kurt Cobain, contenida en el tercer álbum de Nirvana, In Utero.

Los poemas contenidos en esta sección hablan de la vida, en un acto, de ese cantante estadounidense que desilusionado de la vida y del éxito se suicidó, a los 27 años, en 1994.

Los títulos de los poemas de este apartado están escritos en distintos idiomas y remiten a algunas de las canciones que hiciera famosas la banda de grunge liderada por Cobain.

En uno de estos poemas, cuyo título esta en griego: chronia kai chronia (la vida corre), Molina nos regala estos versos:

cómo se explica
usted
una ráfaga de
frío que
por la espalda
o la espalda sube
peldaños de cemento
diga

En estos últimos poemas se expresa la sensibilidad de Molina frente a un hecho tremendo, como resulta ser el que alguien se quite la vida ante la vaciedad que experimenta, a pesar de que aparentemente no carece de nada, como fue el caso de Cobain quien confesó este sentir en su carta póstuma.

Esto contiene, a grandes rasgos, el recién publicado libro de José Molina, una obra magníficamente editada por Mangos de Hacha y que puede ser adquirido en la librería La Jícara.

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Todos los comentarios son bienvenidos, pero por favor no utilice palabras soeces. Cualquier mensaje que contenga una palabra soez será bloqueado. Nos reservamos el derecho de retirar cualquier comentario que incluya palabrotas, excepto cuando sean usadas como interjecciones.