martes, 25 de diciembre de 2012

Rafael Ortiz Martínez*

Marco Lara Klahr/Edad Medi@tica
 
Entre el gremio de los periodistas de Ciudad Acuña y Monclova, en la frontera noreste de México, hay todavía la información testimonial básica para clarificar judicialmente la desaparición de Rafael Ortiz Martínez, ocurrida el 8 de julio de 2006. El Comité para la Protección de Periodistas, la Sociedad Interamericana de Prensa y Reporteros sin Fronteras la han publicado de manera parcial. Los gobiernos estatal y federal optaron, en cambio, por hacer tiempo, por invocar a su aliada la desmemoria.



A sus 32 años, Rafael era un profesional en el sentido de que, además de pasión, poseía formación y una agenda investigativa consistentes, referentes éticos y una noción de responsabilidad social que le daba respetabilidad y lo hacía interesante. La violencia descontrolada del crimen organizado y las fuerzas de seguridad del Estado, la ineptitud y complicidad del sistema penal, el sometimiento voluntario o involuntario de los medios, y la indolencia social acrecientan los riesgos hacia un periodista con tales atributos.

domingo, 23 de diciembre de 2012

La ventana


Por Blanca Padilla
Tres años habían pasado ya, desde su llegada a esa ciudad. Tres años de habitar sucias calles; de ver, sólo desde fuera, hogares iluminados. 
Andaba casi descalza y apenas abrigada. Ignoraba cuánto tiempo había pasado ya. No hubiera podido decir dónde estaba o qué hacía. De dónde venía, a dónde iba. 

Esa tarde había caminado lentamente hasta ese enorme y descuidado parque que se extendía en medio de dos grandes avenidas. Se sentó, como lo hacía todas las tardes, en la misma banca de cemento pintarrajeada aquí y allá con las más inopinadas frases.

El fin del mundo (II)

 Me dice que Dios no se da cuenta de nada
de lo que creó,
-“Si es que él lo creó, cosa que dudo”-
“Dios dice, por ejemplo, que los seres cantan su gloria,
Pero los seres no cantan nada.
Si cantaran serían cantores,
los seres existen y nada más,
Y por eso se llaman seres.”

Fernando Pessoa
Jesús Rito García

Y si se acaba el mundo, ¿qué Dios será el castigador?

1.- El Dios de la Iglesia Católica, aquél que está en todas partes, en el cielo, en la tierra y en todo lugar. ¿Ese Dios sería el que daría la estocada final a esta civilización fallida? Pero si él fue quien creó todo, ¿por qué habría de deshacerse de nosotros? Eso es algo que no se entiende, siempre nos amenaza, que si somos pecadores, que si no profesamos su palabra, que si somos malos hijos. El problema es que dios es masculino, por eso no nos tiene tanto cariño, ya que si fuera una madre, nos dejaría hacer lo que quisiéramos, sin ponernos barreras, ni amenazarnos, bueno, tal vez sólo con la mano, pero no con encono.

jueves, 20 de diciembre de 2012

El fin del mundo (I)


Yo me voy para Pasargada
Aquí yo no soy feliz…
Allá la existencia es una aventura

En Pasargada hay de todo
Es otra civilización
Hay un proceso seguro
De impedir la concepción
Hay teléfono automático
Y alcalóides a bastedad
Hay prostitutas bonitas
Para que uno se enamore.... 

Carlos Drummond de Andrade

Jesús Rito García

-Si se acaba el mundo, yo me voy pa’ TehuaYork.
-El mundo se va a acabar, lo mejor sería tomarnos la última cerveza.
-Comienza a temblar, la gente corre hacia todas partes, sabe que es el fin del mundo. En medio de la plaza hay un hombre sentado. Todos le dicen que corra, él sólo los saluda y no responde. Ese tipo sabe que el fin del mundo es un invento del hombre maya. Se caen las casas, todos mueren. En medio de la plaza, o de lo que queda de ella, aquel hombre sigue sentado; de la tierra surge un gigante con atuendos mayas; ve al tipo y le pregunta quién es. Él responde, soy el único sobreviviente del planeta. El gigante responde: En verdad que son una plaga…
-Mi abuela sentada en su mecedora me pregunta. ¿Es verdad que el mundo se va a acabar precisamente este viernes? Yo le respondo que es una vil mentira, una mala interpretación del calendario maya... Ella me responde, está bien hijo, te creo. Es que yo pensaba que me iba a morir sin ver el final de mi telenovela que termina hasta la siguiente semana. Uffff…

miércoles, 19 de diciembre de 2012

De espectáculo prohibido a deporte entrañable, la Lucha Libre en Oaxaca

Con cariño para Heiko Kiser
 Por Blanca Padilla

Solo sucede en la ciudad de Oaxaca o eso creo.  Al caminar por las calles céntricas, no falta que se tropiece uno con pintores famosos o con actores que han incursionado en Hollywood, ya sin hablar de la  enorme variedad de muestras de arte popular que se encuentran a cada paso. 

Pero aún así, o precisamente por eso, porque Oaxaca se distingue por sus ostentaciones  de alta cultura y cultura y arte populares (lo que sea que usted quiera entender por esto) que no esperaba,  cuando entré  a comprar agua en un local casi frente al templo de La Soledad, encontrarme con la entrada al mundo de la Lucha Libre en Oaxaca. 

Nunca se me ocurrió que en un rinconcito de esta ciudad, Patrimonio Cultural de la Humanidad, hubiera tanto culto por ese deporte-espectáculo.  Mi ignorancia es mucha al respecto, huelga decirlo, porque si la Lucha Libre forma parte de la cultura del mexicano, porque no habría de tener su lugar en Oaxaca. El tipo de Lucha Libre practicado en México es único y las llaves y acrobacias que practican nuestros luchadores  son de exportación.  

martes, 4 de diciembre de 2012

¿Protestar, solo desde dentro de un partido?



Por Blanca Padilla
Muy grave, gravísimo para la democracia lo dicho por Marcelo Ebrard, el  uno de diciembre, ante los actos violentos ocurridos en la capital: “si quieren protestar ahí están los partidos, intégrense”.

Quiero pensar que fue de indignación por ver destruido  “su hemiciclo”, que no pensó lo que estaba diciendo. Confinar los derechos de protesta solo a los partidos políticos sería volver al pasado, retroceder al México corporativo que fundó Lázaro Cárdenas y que se perpetuó por muchas décadas. 

sábado, 1 de diciembre de 2012

Cuánto le debe Peña Nieto a López Obrador y a la izquierda

Por Blanca Padilla


Excelentes  las intenciones de Enrique Peña Nieto, manifestadas en su discurso de toma de posesión, muchas de ellas un reclamo social desde hace largo tiempo: una reforma educativa, la banda ancha como derecho de todos, apertura a la competencia en telecomunicaciones, los trenes de pasajeros nuevamente en circulación, combate a la delincuencia preventivo no punitivo, atención a las madres solteras, a los adultos mayores y a los millones que padecen hambre.

Lo único que olvidó, el nuevo presidente, fue agradecer todas estas ideas a López Obrador. Como los líderes del viejo PRI, Peña Nieto se mostró muy hábil como ladrón de banderas y de discursos. 

Qué puede hacerse desde el arte para lograr la paz, caso Israel-Palestina



Por Blanca Padilla
 
Ante la situación de guerra vivida en buena parte de México durante los últimos seis años, en 2010, mientras cubría la sección de Cultura para un diario oaxaqueño,  al entrevistar a los artistas locales, radicados  o visitantes, insistí en hacerles una pregunta: ¿qué puede hacerse desde el arte para mantener la paz o para lograrla?

La respuesta que entonces me dio el pintor de bodegones James Willy me pareció valiosísima, pero poco o nada pertinente para acompañar la nota sobre su obra y exposición en ciernes. La guardé. Hoy en cambio, me parece apropiado recordarla.

El también doctor en música me relató una anécdota  del reconocido músico argentino Daniel Barenboim, quien de acuerdo con Willy, ha demostrado con sus acciones lo que el arte puede hacer por la paz, por superar el estado de psicosis que se vive a nivel mundial.