lunes, 1 de agosto de 2011

Oda a la malvenida

Pablo Neruda

Planta de mi país, rosa de tierra,
estrella trepadora,
zarza negra,
pétalo de la luna en el océano
que amé con sus desgracias y sus olas,
con sus puñales y sus callejones,
amapola erizada,
clavel de nácar negro,
por qué
cuando mi copa desbordó y cuando
mi corazón cambió de luto a fuego,
cuando no tuve para ti, para ofrecerte,
lo que toda la vida te esperaba,
entonces
tú llegaste,
cuando letras quemantes
van ardiendo en mi frente,
por qué la línea pura
de tu nupcial contorno
llegó como un anillo
rodando por la tierra?
No debías
de todas y de todas
llegar a mi ventana
como un jazmín tardío.
No eras, oh llama oscura,
la que debió tocarme
y subir con mi sangre
hasta mi boca.
Ahora
qué puedo contestarte?
Consúmete,
no esperes,
no hay espera
para tus labios de piedra nocturna.

Consúmete,
tú en tu llama,
yo en mi fuego,
y ámame
por el amor que no pudo esperarte,
ámame en lo que tú y yo
tenemos de piedra o de planta:
seguiremos viviendo
de lo que no nos dimos:
del hombro en que no pudo reclinarse una rosa,
de una flor que su propia quemadura ilumina.

7 comentarios:

  1. este poema de neruda lo conoci cuando tenia 13 años . . . cursaba el segundo grado de secundaria.
    desde la primera vez que lo lei de mi libro de texto hice una interpretación que adapte a mi nubil existencia.
    lo transcribi del libro cien veces en distintas etapas de mi vida para entregarlo a cien chicas dsistintas, la mayoria no entendia nada.
    por que adopte este conjunto de letras quemantes? y por que aun no me puedo separar de ellas?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ES INCREIBLE LO QUE LEO...YO TAMBIEN LO CONOCI CUANDO ESTABA EN LA SECUNDARIA...EL LIBRO SE PERDIO PERO GUARDE LAL HOJA QUE CONTENIA EL POEMA POR QUE ME IMPACTO DESDE LA VEZ PRIMERA QUE LO LEI...AÑOS Y AÑOS DURO CONMIGO ESTE POEMA Y CUANDO PERDI AL FIN LA HOJA COMENCE A BUSCARLO DE NUEVO...QUE INCREIBLES EMOCIONES PUEDE DESPERTAR UN POEMA..AUN A TRAVEZ DEL TIEMPO Y LA DISTANCIA.

      Eliminar
    2. yo también lo conocí en la secunadria...e igualmente guardé el libro todo lo que pude...los recuerdos y emociones que me trae este poema son invaluables

      Eliminar
    3. Bello poema, sin embargo antes de entregarlo a una chica considera que habla de una prosituta.

      Eliminar
  2. No es "púdica nocturna" sino "piedra nocturna" corrijan el erro por favor.

    ResponderEliminar
  3. Un error garrafal sin duda, pero ya está corregido. Gracias por señalarlo.

    ResponderEliminar
  4. Oh, lo que hacemos con los poemas. Pero como se dice en El cartero de Neruda: "los poemas son de quien los necesita". Yo también hice mi propia versión. Va más o menos así, que San Neruda nos perdone:

    Planta de mi país,
    roble endurecido,
    clavel de nácar negro
    que amé con sus desgracias y sus callejones.
    Por qué
    cuando mi copa desbordó y cuando
    mi corazón cambió de luto a fuego,
    cuando no tuve para ti, para ofrecerte,
    lo que toda la vida te esperaba,
    entonces
    llegaste tú,
    cuando letras quemantes
    van ardiendo en mi frente,
    por qué la línea pura
    de tu nupcial contorno
    llegó como un anillo
    rodando por la tierra.
    No debías
    de todos y de todos
    llegar a mi ventana
    como un jazmín tardío.
    No eras, oh llama oscura,
    la que debió tocarme
    y subir con mi sangre
    hasta mi boca.

    Ahora
    qué puedo decirte.
    Consúmete,
    no esperes,
    no hay espera
    para tus labios de piedra nocturna.

    Consúmete,
    tú en tu llama,
    yo en mi fuego,
    y ámame
    por el amor que no pudo esperarte,
    ámame en lo que tú y yo
    tenemos de piedra o de planta:
    seguiremos viviendo
    de lo que no nos dimos:
    del hombro en que no pudo reclinarse una rosa,
    una flor que su propia quemadura ilumina.

    ResponderEliminar

Todos los comentarios son bienvenidos, pero por favor no utilice palabras soeces. Cualquier mensaje que contenga una palabra soez será bloqueado. Nos reservamos el derecho de retirar cualquier comentario que incluya palabrotas, excepto cuando sean usadas como interjecciones.