miércoles, 21 de marzo de 2012

Santo Domingo


Anónimo*

Terminé de contar las piedras con las que se construyó este muro,
este muro que a diario hacía eco a tus pasos, a tu voz, a tu mirada,
esas  piedras, de  visión tenue, verde  y discreta, ahora son un número.
Horas, días y semanas  para concluir la enumeración,
cada piedra, cada ángulo inconcluso, cada borde  cincelado por el sol
tienen en su memoria tus palabras, tus gestos, tus ideas, tus esperanzas.
Ahora las contemplo y desde el fondo de mi alma,
si es que mi alma tiene fondo,
aspiro tus recuerdos, los llamo, les grito
y el muro me los devuelve intactos.
Sí, es el timbre de tu voz.
Sí, es tu mirada.
Sí, son tus cabellos,
esos, tus cabellos. 

*Poeta oaxaqueño que prefiere que omitamos su nombre en este Día Internacional de la poesía.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Todos los comentarios son bienvenidos, pero por favor no utilice palabras soeces. Cualquier mensaje que contenga una palabra soez será bloqueado. Nos reservamos el derecho de retirar cualquier comentario que incluya palabrotas, excepto cuando sean usadas como interjecciones.