domingo, 7 de octubre de 2012

Que nadie ría ni baile durante los próximos nueve días…

 Ayer y hoy son los días más tristes de nuestras vidas.
Solo Dios sabe el dolor que tenemos
y sentimos al perder a un hijo en esta absurda guerra que se presenta en nuestro país…
Humberto Moreira

Otro hombre bueno viudo de hijo
Carlos Marín

Por Jesús Rito García

Que las banderas ondeen a media asta, que se cierren las fronteras y los puertos, que se desplieguen todas las fuerzas armadas del país, que se pinten de negro las paredes de todas las casas, que nadie pueda reír, ni bailar durante los próximos nueve días… eso y más pediría yo, si acribillaran a alguno de mis hijos aún no nacidos. 

El dolor de los padres ante la muerte de un hijo debe de ser infinita, sino, que le pregunten a los padres de los miles de muertos de la guerra contra el narco de nuestro gobierno en turno, también los de Acteal, Tlatelolco, etc.

El problema con una petición de esa magnitud, es que tendríamos que vivir en un luto infinito, sin dudarlo. Pero por el momento con la muerte del hijo de Humberto Moreira, puede que eso suceda en un estado por completo. Coahuila, que tiene la deuda pública más grande en la historia, no es posible que se pueda vivir con tanta violencia, ¿acaso no alcanza el dinero para comprar más armas?  Tendríamos que ponerle a cada uno de nuestros hijos una guardia con armas largas, para sentirnos seguros. Eso podría hacerme dormir tranquilo, sabría que mi hijo no corre peligro en el colegio o después, al ir a divertirse con sus amigos al antro (que obviamente traerán a un comando similar para su seguridad). 

En Coahuila, el día de hoy, como en los tiempos de la Revolución, las personas irán con un arma al cinto. Nadie puede vivir en un estado sin la seguridad de batirse en un duelo con todo aquél que atente contra nuestra integridad. 

Humberto Moreira le heredó la gubernatura de su estado a su hermano, (También la deuda pública de 34,000 millones de pesos.) obviamente, el sobrino venía por ese mismo camino, ya que a sus 25 años, era un ineludible candidato a la presidencia municipal de su natal Ciudad Acuña. Hermosa familia de líderes natos. Por eso se lamenta tan profundamente la muerte de ese hijo Coahuilense, seguramente él seguiría con el arduo trabajo de la familia Moreira, ese ejemplo de entrega, sino, que le pregunten a su padre que ha entregado cada minuto de su vida al bienestar de su estado, su país y su partido. 

Ha trabajado arduamente por todo su estado dejándole de gobernador a su hermano y por su partido trabajó incansablemente entregándoles todo el dinero de su estado, para que todos los mexicanos tuviéramos de presidente a Enrique Peña Nieto. No se puede esperar menos de un verdadero patriota, que ahora vive en carne propia el grave problema de la violencia.
Por eso el presidente nacional del PRI, Pedro Joaquín Coldwell comentó a los medios de comunicación lo siguiente:

El priismo, en esta nueva etapa como gobierno, va a combatir a la delincuencia que comete crímenes irracionales como el que hoy hemos visto en Coahuila. Quizá sea conveniente (reflexionaba unos segundos) ajustar estrategias para tener mayor eficacia pero no hay que bajar la guardia.

Esta historia continuará…

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Todos los comentarios son bienvenidos, pero por favor no utilice palabras soeces. Cualquier mensaje que contenga una palabra soez será bloqueado. Nos reservamos el derecho de retirar cualquier comentario que incluya palabrotas, excepto cuando sean usadas como interjecciones.