jueves, 16 de agosto de 2012

El Dios que odia a las mujeres

Jesuánicos

El machismo en la Biblia y de cómo es machista el Dios que adora la mayoría.

Génesis 2: 18-23

Es la primera parte en la biblia donde se degrada e insulta hasta el infinito a la mujer y también al hombre, el supuesto dios se da cuenta de que el hombre esta solo, y le busca una ayuda idónea, PERO EN LUGAR DE CREAR UNA MUJER, CREA A LOS ANIMALES Y ENTRE LOS ANIMALES BUSCA ESA AYUDA.

Luego que no encuentra entre los animales ayuda idónea para el hombre este dios despistado hace dormir a adán y lo hace parir por su costado, cosa inaudita ya que hombres y mujeres somos paridos por la mujer no al revés. De manera que aquí se hace un acto contra natura, hacer parir al hombre por un costado es decir de una costilla de Adán hace la mujer.

Segundo, al ser tomada la mujer de la costilla significa dependencia es decir dios la saca de allí y con ello quiere decir que la mujer será dependiente del varón. Vemos que desde la creación de la mujer nace ya con una dependencia hacia el varón.
Luego que es creada adán la llama VARONA, porque es tomada del varón, que canallada, encima mas no tiene nombre propio sino su nombre se deriva del VARON.

Descender de la costilla de el hombre también significa que es un ser obligado a obedecer a su dueño el hombre, fabricada de una costilla del hombre la mujer era únicamente subproducto divino en consecuencia un ser dependiente del hombre y por lo tanto también “su PROPIEDAD”.

Primero dependiente y propiedad del varón ahora en Gn. 3: 1-24, la mujer es la causante del pecado y por tanto la que puerta por donde entra el mal al mundo.

Por ejemplo se dice:

Génesis 3:17

"A la mujer dijo (Dios): Multiplicaré en gran manera los dolores en tus preñeces; con dolores darás a luz a los hijos; y tu deseo será para tu marido, y él se enseñoreará de ti".

Otras versiones traducen la expresión "y tu deseo será para tu marido" como "Tu voluntad será sujeta a la de tu marido". Salió la primera mujer del Edén con la carga del machismo para siempre, para sus hijas y para sus nietas y bisnietas.

Lo anterior entraña, indubitablemente, una flagrante humillación para la mujer (como los animales no resultaron la ayuda adecuada para el hombre, la hizo a ella), una venganza inmisericorde y un despotismo inexorable (culpó a la mujer, se ensañó con ella, desprestigió la naturaleza del parto y la sometió al hombre) y, encima, una envidia superlativa (no fuese el hombre también a vivir para siempre). ¿Es todo ello propio de un dios creador, guía y protector de la raza humana? Mas lo peor es ese machismo a ultranza al concebir a la mujer como la sustituta de los animales en eso de ser "ayuda adecuada para el hombre". ¡Ay¡ Diosa mía salva a mis hijas de dioses tan despiadados y machistas

Pues ahora resulta que “Un estudio genético ha confirmado que la mujer no procede de la costilla del hombre, sino que es el cromosoma masculino Y el que procede del femenino X, en un largo proceso de separación de los sexos de más de 300 millones de años.//La investigación, realizada por científicos de la Universidad de Chicago y del Instituto Whitehead de Estados Unidos, descubrió que hubo cuatro fases en la evolución de los genes que provocaron el cambio en los cromosomas X e Y, y que éste se produjo 100 millones de años antes de lo que se creía.//El estudio, del que se hace eco la prestigiosa revista Science, rastrea en la evolución humana, pero sus conclusiones confirman la peor de las pesadillas del machismo moderno.//Bruce Lahn, de la Universidad de Chicago y David Page, del Instituto Whitehead, explican en Science que la diferenciación de los sexos se fraguó en un largo proceso de 300 millones de años y fue provocada por un gen, denominado SRY (gen determinante de la región sexual), que evolucionó dentro del cromosoma femenino.//La mutación se produjo mucho antes de la aparición del género humano, cuando los cromosomas eran aún primitivos y se denominaban autosomas, pero las consecuencias han llevado a la irreconciliable separación actual de los sexos.//En 1994, David Crew, un biólogo de la Universidad de Texas en Austin, se dedicó a estudiar el sexo de los animales y descubrió que, en muchas especies de saurios (lagartos), todos los ejemplares son hembras, que se autorreproducen.//La investigación que ahora se ha hecho pública en la prestigiosa Science coincide en que el ADN, la estructura molecular de todos los seres vivos, no determina los sexos y apunta que, por ejemplo, en las tortugas es la temperatura de incubación la que determina la aparición de machos o de hembras.//En los mamíferos, y especialmente en el género humano, esa peculiaridad no se da.//Hombres y mujeres tienen 46 cromosomas y 44 de ellos son iguales, pero en la mujer hay dos cromosomas XX, mientras que en el hombre son XY.//Ningún otro par de cromosomas es tan próximo y a la vez tan diverso, explican los autores de la investigación, que destacan el hecho de que X e Y comparten, incluso, 19 genes, pero el resultado es tan marcadamente distinto que ha conferido al hombre y a la mujer un distinto papel biológico y, en muchos casos, también un distinto papel social.//Las cuatro fases de evolución están muy marcadas. La primera se produjo entre 240 y 320 millones de años atrás, cuando los antepasados de los mamíferos se separaron de los pájaros. La última hace apenas 30 millones de años, cuando nuestros antepasados se distanciaron de los antepasados de los lémures.”

Es decir que el cromosoma que da lugar al hombre que es el cromosoma “Y” fue una mutación del cromosoma femenino “X”.

Quisiera citar por un momento lo que el diccionario define misógino como aquél “Que odia o siente rechazo hacia las mujeres” y define al machismo de esta manera:

Actitud y comportamiento de quien discrimina o minusvalora a las mujeres por considerarlas inferiores respecto de los hombres.

Los relatos de la creación han estado siempre y están en permanente discusión. Se les interpreta como definitorios de igualdad y se les interpreta también como todo lo contrario. Yo creo que es claro que el segundo relato (Génesis 2, 18...) está sustentado en una concepción de dependencia de la hembra frente al varón. Esta concepción se hace injusta y marginadora en el relato de “la caída” (Génesis 3), en el que se hace a la mujer la última responsable del mal:

“El relato de la caída traduce con trazos fuertes toda la concepción negativa del autor bíblico respecto de las mujeres. Aunque el mensaje teológico de este texto dice claramente que los seres humanos, sin distinción de sexo, son igualmente responsables de la caída, pues juntos fueron infieles a la palabra de Dios y se desviaron de su destino de seres creados y llamados a ser imágenes de Dios, sin embargo, la concepción de la mujer tentadora, seductora y subordinada al hombre dejará huella profunda en gran número de textos de la tradición cristiana.

Algunos autores han encontrado ahí el fundamento de su misoginia. Tertuliano será el portador más eminente de esa postura:

“Tú eres la puerta del diablo. Tú persuadiste a aquel a quien el diablo no se atrevía a atacar de frente. Por tu culpa tuvo que morir el Hijo de Dios. Deberías ir siempre vestida de luto y harapos”.

En Génesis 3, Dios castiga a Eva y a todas las mujeres por miles de años, incrementando en gran medida su dolor al dar a luz. Ningún dolor se le impone a Adán.

La imagen bíblica de la Eva tentadora ha tenido un impacto negativo sobre las mujeres en la tradición judeocristiana. La menstruación, la concepción y el embarazo, fueron considerados como un justo castigo. En Eclesiastés Capítulo 7 Versículo 26 se lee: Y encuentro que la mujer es más amarga que la muerte, porque ella es un lazo, su corazón es una red y sus brazos son cadenas.

Quien agrada a Dios, escapa de ella; más el pecador en ella queda preso. Fuera de ello, para purificar a los seres humanos del “pecado original”, Dios tenía que sacrificar en la cruz a Jesús, que es considerado el Hijo de Dios. Por consiguiente, una mujer, Eva, es responsable de su propio error; del pecado de su marido, Adán, del pecado original de toda la Humanidad y de la “muerte del Hijo de Dios”.

Génesis Capítulo 17 dice:

Este es mi pacto, que guardaréis entre mí y vosotros y tu descendencia después de ti: Todo varón de entre vosotros será circuncidado. Circuncidaréis la carne de vuestro prepucio, y será por señal del pacto entre mí y vosotros.

Aquel dios no menciona nada sobre ningún pacto con las mujeres.

Jacob se enamoró de Raquel y se sacrificó por ella, pero su suegro lo engañó y la sustituyó por Lea. He aquí que, "cuando el Señor vio que Jacob despreciaba a Lea, hizo que esta tuviera hijos, pero a Raquel la mantuvo estéril" (Génesis 29, 25-31). ¡Justicia más cumplida que la de la Sala Cuarta de lo Penal del Guayas! Jacob se unió a Lea, a su hermana Raquel, a sus respectivas esclavas (Zilpa y Bilha), tuvo hijos con todas y... Ese dios fue cómplice de todas estas desventuras (Gn. 30, 15-24). Jacob, después llamado Israel, tuvo entonces dos esposas, y dos concubinas (esclavas de sus esposas). Con las cuatro tuvo trece hijos (doce varones y una sola mujer, Dina). El machismo de la Biblia se refleja de nuevo en Génesis 35, 22-26, al decir que "Los hijos de Jacob fueron doce" y los detalla, pero omite la mención de Dina lo que hace presumir que a las hijas no se las consideraba igual a los hijos. Es más, no se las consideraba para nada. Bueno, sí se las menciona como instrumentos sexuales: Dina fue deshonrada por Siquen, quien "...por la fuerza se acostó con ella..." (Gn 34: 1,2). Y esta violación no es considerada un perjuicio para ella sino mas bien un insulto para su padre Jacob y para sus hermanos varones; leer versículos siguientes v. 7,11,12.

¿Ven lo que yo había dicho? De los trece hijos de Israel (Jacob), Dios dispuso que solo los hombres eran hijos y, por ende, merecedores de perpetuarse en esta historia: “Toma luego dos piedras de cornalina, y graba en ellas los nombres de los hijos de Israel, ...seis nombres en una piedra y seis nombres en la otra”(28, 9/10). Eso se hizo, entre otras cosas, “...para recordar a los hijos de Israel” (28,12). “Las piedras... tienen que ser doce, pues doce son los nombres de los hijos de Israel” (28, 20/21). Y a la discriminada Dina ni siquiera la hicieron monja.

Dina, desprevenidamente sale a pasear. Va a visitar a otras mujeres. Un hombre, consciente de la impunidad social de su acto, la viola. La mujer se ve ultrajada, sin posibilidades de defenderse. El ultraje no le viene da nada distinto a su condición sexual, no hay en el texto rastros de que existiera otro motivo para él.

Vemos también la respuesta indiferente de los hombres de su familia. Jacob su padre, y la mayoría de sus hermanos no reaccionan ante la ofensa hecha a su hermana. Lo único importante es arreglar el asunto con una “transacción” entre hombres. Cuando dos de ellos: Simeón y Leví deciden vengarse, son reprendidos por Jacob para quien es más importante su estabilidad socio económica que el dolor de su hija.

Finalmente, quizás lo más interesante de este capítulo, es todo el pacto que pretenden realizar Jamor y sus hijos, con Jacob y los suyos. Se trata de un pacto entre hombres, en el cual aparece en toda su crudeza, el régimen patriarcal (flecha) Las mujeres son OBJETOS, manejados por los hombres, sin contar con ellas. No importa su consentimiento, ni su gusto. Son objetos-propiedad que sirven fundamentalmente para transacciones comerciales y sociales y para establecer regímenes de intercambio. (En los capítulos 22 del Éxodo y 22 del Deuteronomio encontramos leyes que intentan “regular” el comercio de mujeres, no que lo prohíban).

Situación similar a la de Dina, aunque con particularidades, es la que sufre Tamar, nuera de Judá: Génesis, capítulo 38. No se trata de una violación, pero Tamar se ve obligada a humillarse, disfrazándose de prostituta, para ser fecundada por su suegro y así salvar su derecho a la descendencia. En caso parecido con la mujer adúltera: Juan 8, 1-11; los hombres del pueblo -seguramente muchos de ellos adúlteros también- se consideran con derecho a condenar a la mujer. Su situación de privilegio les da ese derecho y la ley mosaica lo consagra. Quizás la expresión más cruda de esta desigualdad, generadora de injusticia la encontramos en el crimen de la concubina del Levita de Efraín: Jueces, capítulo 19. Léelo por favor…

Por entonces no había rey en Israel. En la serranía de Efraín vivía un levita que tenía una concubina de Belén de Judá. Ella se enfadó con él y lo dejó para marchar a casa de su padre, a Belén de Judá, y estuvo allí cuatro meses. Su marido se puso en camino tras ella, a ver si la convencía para que volviera. Llevó con él un criado y un par de burros. Llegó a casa de su suegro y al verlo, el padre de la chica salió todo contento a recibirlo.

“Cuando al cabo de varios días, el levita se levantó para marchar con su mujer y el criado, el suegro, el padre de la chica le dijo:

- Mira, se hace tarde; pasa aquí la noche que te sentará bien; mañana madrugas y haces el camino a casa. Pero el levita no quiso quedarse y emprendió el viaje; llegó a dar vista a Jerusalén. Iba con los dos burros aparejados, la mujer y el criado. Llegaron cerca de Jerusalén ya atardecido, y le dice el criado a su amo:

- Podemos desviarnos hacia esa ciudad de los Jebuseos y hacer noche en ella.

Pero el amo le respondió:

- No vamos a ir a una ciudad de extranjeros, de gente no israelita, seguiremos hasta Loma.

Y añadió:

- Vamos a acercarnos a uno de esos lugares, y pasamos la noche en Loma o en Ramá.

Siguieron su camino y la puesta del sol los cogió cerca de Loma de Benjamín. Se dirigieron allá para entrar a pasar la noche. El levita entró en el pueblo y se instaló en la plaza, pero nadie los invitó a su casa a pasar la noche.

Ya de tarde llegó un viejo de su labranza. Era oriundo de Efraín, y por tanto, emigrante también él en Loma. Los del pueblo eran Benjaminitas.

El viejo alzó los ojos y vio al viajero en la plaza del pueblo, le preguntó:

- ¿A dónde vas y de dónde vienes?

Le respondió:

- Vamos de paso, desde Belén de Judá, hasta la serranía de Efraín; yo soy de allí y vuelvo de Belén a mi casa; pero nadie me invita a la suya, y eso que traigo paja y forraje para los burros, y tengo comida para mí, para tu servidora y para el criado que acompaña a tu servidor. No nos falta nada.

El viejo le dijo:

- ¡Sé bienvenido! Lo que te haga falta corre de mi cuenta. Anda no te quedes de noche en la plaza.

Lo metió en su casa, echó pienso a los burros, los viajeros se lavaron los pies y se pusieron a cenar.

Ya estaban animándose cuando los del pueblo, unos pervertidos, rodearon la casa, y aporreando la puerta, gritaron al viejo, dueño de la casa:

- Saca al hombre que ha entrado en tu casa, que nos aprovechemos de él.

El dueño de la casa salió afuera y les rogó:

- Por favor, hermanos, por favor, no hagan una barbaridad con ese hombre, una vez que ha entrado en mi casa, no comentan tal infamia. Miren, tengo una hija soltera, se la voy a sacar, y abusen de ella y hagan con ella lo que quieran; pero a ese hombre no se les ocurra hacerle tal infamia.

Como no querían hacerle caso, el levita tomó a su mujer y se la sacó fuera. Ellos se aprovecharon de ella y la maltrataron toda la noche hasta la madrugada; cuando amanecía la soltaron.

Al rayar el día volvió la mujer y se desplomó ante la puerta de la casa donde se había hospedado su marido…

El anonimato de los protagonistas nos refuerza lo generalizado de la situación. De esta mujer, muerta a causa de las apetencias desordenadas del varón no sabemos ni el nombre. Los violadores-asesinos, como casi siempre en esos casos, actúan en pandilla. La exigencia de la hospitalidad de la cual se derivan deberes sagrados, se cumple a costa de la vida y de la dignidad de las mujeres.

Lo más impresionante del pasaje está detallado en la actitud del padre y el levita: entregan a su hija y a su mujer a la infamia, para guardarse ellos. El problema no está tanto en el grupo agresor, del cual es legítimo no esperar nada. El problema está en los hombres-protectores. En Israel las hijas mujeres estaban no sólo sometidas, sino encomendadas a sus padres, éstos velaban por su vida y su honra, igualmente los maridos. La afrenta a la mujer se consideraba afrenta al hombre que era su dueño.

En este caso vemos que esa “protección” no es más que aparente, casi podríamos decir, circunstancial. El interés propio o una ley como la de la hospitalidad pasan por encima. La máxima expresión de una mujer indefensa la protagoniza es HIJA, a quien su padre (= su dueño absoluto, el protector y amo de su virginidad) entrega a los otros para apropio.

Esta historia recogida por la Biblia no pasaría de ser el germen de un drama si constituyera una situación de excepción o fruto de la imaginación de su autor... pero esta situación es paradigmática de la historia de la mujer en nuestras sociedades. Por ello es necesario que convoque nuestra indignación.

Adquiere también especial significación la actitud de la concubina. Acepta sin rebelarse su destino. Sin embargo no podemos pensar que se trataba de una mujer pasiva. El relato se inicia cuando su marido la va a buscar a casa de su padre, porque se había ido para ella a causa de un problema. Es decir, se trata de una mujer que tiene carácter e iniciativa, que no necesita del permiso de su hombre para actuar. Sin embargo cuando llega el momento de su sacrificio no se rebela. Es consciente de que está sometida al arbitrio de los varones.

Pocos pasajes bíblicos nos dan cuenta mejor, del desamparo y la opresión que agobiaban a la mujer en este tipo de información social.

Es claro que una cabal comprensión de los relatos sobre la violación de Dina y sobre el crimen de la concubina del levita de Efraín, se lograría en un estudio detallado de la estructura de los libros de Génesis y Jueces. Sería necesario mirar en detalle la intencionalidad del autor y como funcionan esos relatos en la totalidad del juego semiótico que los textos nos presentan.

Hay que recordar el caso de Lot y los supuestos ángeles el ofrece SUS HIJAS PARA QUE HAGAN LO QUE QUIERAN CON ELLAS, y protege a los VARONES quienes son sus huéspedes. No queda otra frase que decir: ¡Que horror, que vergüenza¡ Gen: 19. Y lo que le ocurre a la pobre mujer de Lot, es terrible, ¿ves como los escritores Bíblicos se ensañan contra la mujer? Luego de esto las hijas de Lot tienen que acostarse con su padre. ¡Que manera tan grosera de tratar a la mujer!

Nos encontramos ante una consecuencia de lo anterior: en una sociedad en la que la mujer tiene una radical dependencia del varón, sustentada, primeramente en la dependencia económica, es fácil entender que las mujeres que no tienen “varón de referencia” se encuentran en situación de desventaja y desamparo.

En la sociedad patriarcal la mujer depende, para su subsistencia y también para definir su identidad, de un hombre. El jefe de familia es un hombre -jefe de la unidad económica productora-. Es jefe no sólo porque posee la autoridad, sino porque sobre él recae la responsabilidad del conjunto. Sus hijos, sus esclavos, sus mujeres (esposas y amantes), descansan en él para la subsistencia. Esta situación se refleja en las leyendas de los patriarcas, en el libro del Génesis.

Es fácil entender entonces el que cuando una mujer “sale de la órbita de un varón” se encuentra en total desamparo.

En el libro de Éxodo continua la desventura para la mujer…

Y dale con el machismo, adobado con esclavitud: “Si alguien vende a su hija como esclava, ella no saldrá libre como los esclavos varones”Ex.21: 7.

Y dale con esa divina justicia: De noche se puede matar al que roba (de día no); también debe matarse a la hechicera (¿por ser mujer?), al que se entregue a actos sexuales con animales, al que ofrezca sacrificios a otros dioses, al que secuestre, al que insulte a sus padres... Pero si alguien deshonra a una mujer virgen que no esté comprometida, tan solo se casa con ella y punto. Ahora que, si la mujer está comprometida, no solo hay impunidad, posiblemente hasta nombren apóstol al verdugo Ex 21: 22,23; 22: 2, y 16-18.

“Di a los israelitas (dijo Dios a Moisés) lo siguiente: Cuando una mujer quede embarazada y dé a luz un varón, será impura durante siete días, como cuando tiene su período natural (12, 2). ...Pero si da a luz una niña, será impura durante dos semanas, como en el caso de su período natural...” (12, 5).

Y hasta Machismo dentro de los 10 mandamientos:

Los hermanitos dicen que los 10 mandamientos son la ley más perfecta, justa y moral. ¿Es esto verdad? Examinemos pues el décimo mandamiento, tal como está escrito en la Biblia:

Éxodo 20: 17 No codiciarás la casa de tu prójimo, no codiciarás la mujer de tu prójimo, ni su siervo, ni su criada, ni su buey, ni su asno, ni COSA alguna de tu prójimo.

Nota como el mandamiento pone a las mujeres como propiedad del hombre y como una cosa, de la misma manera como lo son los bueyes, los asnos y las COSAS. Primero dice la casa de tu prójimo que es la posesión mas preciada, en segundo lugar su otra COSA preciada: la mujer.

Nota además que dice “no codiciaras la mujer de tu prójimo”, pero no dice a la mujer: no codicies el esposo de otra mujer, pues según la Biblia, la mujer es un objeto, es propiedad del hombre. Allí también hay otro inconveniente ético, pues el mandamiento es permisivo con la esclavitud al ordenar “no codiciarás el siervo del prójimo”.

Más famosas son las perlas machistas de Levítico

Por otra parte, según sea niño o niña lo que engendre, la madre “continuará purificándose de su sangre treinta y tres días más” ( Lev:12, 4) o “sesenta y seis días más” (lev: 12, 5), respectivamente.

1. El parto es impuro. (¡Parturientas del mundo, uníos!).

2. El parto de una niña es el doble de impuro respecto del de un niño. (¡Mujeres del mundo, uníos!).

¿Las mujeres hacen más inmundo un parto?:

3. Toda madre debe purificarse después de su labor de parto (por 33 días más), y por más tiempo (66 días más) si engendraron una niña. (¡Madres del mundo, uníos!).

4. El período menstrual de la mujer la hace a ella tan impura como lo hace un parto. (¡Sumisos del mundo, sublevaos!). ¡Tan impura como un leproso! (lev.13, 3).

A mayor abundamiento, toda madre debe ofrecer animales en holocausto “...como sacrificio por el pecado... y el sacerdote los ofrecerá ante el Señor para pedir el perdón de ella...” (12, 6/7). Ya están avisadas, la maternidad es un pecado y se debe pedir perdón por ello. Claro, tampoco hay que asustarse: el pecado se paga con “...dos tórtolas o dos pichones de paloma” (uno para matarlo y otro para el recaudador de dádivas). Así consta en Levítico 12, 8

Una interesante declaración dada por el dios sobre la impureza de la mujer después del parto dice claramente que una mujer que haya dado a luz a una niña, dura inmunda por más tiempo, que si hubiese parido un varón.

Resulta que “Si un hombre y una mujer tienen relaciones sexuales, ...quedarán impuros hasta el anochecer” (lev:15, 18). Así es que lo mejor es tener hijos por generación espontánea.

En lo tocante a la menstruación hay sentencias: “Cualquiera que la toque (a la mujer que tiene su período menstrual), será considerado impuro hasta el anochecer”, igualmente impuro será considerado todo aquel “...que toque el lugar donde ella se haya acostado... (o)...sentado...”. No menos impuro resulta el hombre que “...se acuesta con ella”. Todo esto, y más, se dice en Levítico 15, 19-33. Y se reitera eso de que es “pecado” y se requiere entonces la purificación. Amigo, si yo me hiciese cristiano, mandaría a mi esposa, durante su período, a dormir allá en el patio, junto al perro, si es que quiero respetar las Sagradas Escrituras.

Y ya empezaba a identificarme con la nueva moralidad que pregona Levítico a la altura de su capítulo 19, cuando se dejan venir con esa discriminación en perjuicio de la mujer violada o divorciada: los sacerdotes no deben casarse con ellas, solo con vírgenes (y después critican a esos muchachillos que se jactan de acostarse únicamente con vírgenes) de su propio clan “...para no rebajar a sus descendientes entre su gente...” (Lev: 21, 7-15).

En todo caso, pocos se escapan de esa odiosa discriminación: nadie con defectos físicos (ciego, cojo, con nariz u orejas deformes, con piernas o brazos quebrados, jorobado, enano, con nubes en los ojos, con erupciones en la piel o con los testículos dañados) “podrá presentar la ofrenda de pan de su Dios”, ni “las ofrendas que se queman”, ni “entrar tras el velo ni acercarse al altar” (lev: 21, 17-23). ¿De dónde sacarán en la actualidad a los que sí pueden hacerlo? Tal vez de un certamen de belleza.

Puros e impuros, esa es la drástica división que la Biblia hace entre los humanos (asumiendo que todos los humanos son israelitas). Y ya sabemos las limitaciones que tienen los impuros, que a su vez son privilegios de los puros. Impuros son, pues, los que tienen contacto con mujeres en menstruación, los que tienen derrames de semen, los que tocan a estos, las mujeres que dan a luz, las mujeres durante su menstruación, los que se acuestan con la mujer del prójimo, los que comen sangre, los que tocan las cosas u objetos donde se haya sentado una mujer durante su período, los que andan con chismes, los que guardan rencor, los que cruzan su ganado con animales de diferente especie, los que siembran su campo con semillas entremezcladas, los que visten telas de materiales mezclados, los homosexuales, los que tienen relaciones heterosexuales, los que tienen erupciones o manchas en la piel, los leprosos, los que tocan a un cadáver, los que tocan a un reptil,... A ver, hermano, he aquí la pregunta de los cincuenta mil denarios: ¿es usted puro?

“...a un varón de veinte a sesenta años le fijarás una contribución de cincuenta monedas de plata,... en el caso de una mujer, la contribución será de treinta monedas (27, 3-4). Así se fija el pago de las promesas “conforme al valor correspondiente de una persona...” (Lv: 27:2). Aunque esto del machismo canse, debo otra vez decirlo: las mujeres valen un 40% menos que los hombres. Y la diferencia es de un 50% si su edad es de cinco a veinte años.

El libro de Números

Números 5: 11-31. Cuando se sospeche que una mujer haya sido infiel a su marido pero no haya pruebas de ello, deberá tomar “las aguas amarguísimas sobre las cuales descargó las maldiciones...” –versión católica- o “el agua amarga que trae maldición” –según la versión cristiana no católica-. Luego se le interroga sobre su responsabilidad. Si es culpable “...la penetrarán las aguas de maldición, e hinchado el vientre se le pudrirán los muslos...” o, según los otros traductores (no católicos), “...se le hincha el vientre y se malogrará su criatura...”. Concretamente, los versículos 21 y 22 católicos sentencia, a la mujer hallada culpable, que“...haga que se pudran tus muslos y que tu vientre, hinchándose, reviente, entren las aguas de maldición en tus entrañas, y entumeciéndose tu regazo, púdranse tus muslos”. ¡Esa es una práctica abortiva! Y “...la mujer se convertirá en ejemplo de maldición entre su pueblo”. Si resultare inocente, “...no sentirá daño ninguno y tendrá muchos hijos.” o “no le pasará nada y podrá tener hijos”, según sea usted católico o evangélico (Nm.5, 12-28). Y ahí mismo se dice: “El marido no será considerado culpable...” Claro, los hombres infieles (que no sospechosos) –como es usual en la Biblia–, ni siquiera tienen que ser llevados a ese juicio y mucho menos tomar nada.

El capítulo 31 de Números., la destrucción de Madián, es divertidísimo: El Dios termina por instituir la venganza (“Véngate de los madianitas...” –ordena a Moisés–), bendice tácitamente la acción de matar “...a todos los niños (madianitas) varones y a todas las mujeres que no sean vírgenes” (los israelitas dejaron con vida solo a las vírgenes y se quedaron con ellas) y ordena la distribución del botín. En este último caso, específicamente en cuanto a las treinta y dos mil muchachas vírgenes, “...se dieron treinta y dos como contribución al Señor” (31, versículo 40). Una pregunta morbosa: ¿qué hizo el señor con sus treinta y dos vírgenes madianitas?

Deuteronomio

Deuteronomio 21: 11-14 Y si vieres entre los cautivos a alguna mujer hermosa, y la codiciares, y la tomares para ti por mujer, la meterás en tu casa; y ella rapará su cabeza, y cortará sus uñas, y se quitará el vestido de su cautiverio, y se quedará en tu casa; y llorará a su padre y a su madre un mes entero; y después podrás llegarte a ella, y tú serás su marido, y ella será tu mujer. Y si no te agradare, la dejarás en libertad; no la venderás por dinero, ni la tratarás como esclava, por cuanto la humillaste.

Después de leer un texto tan HORRIBLE como este, no me quedan dudas de que la Biblia es un compendio de escritos de tribus de misóginos, y que está lejos de ser “la verdad infalible”.

¡La Biblia ordena matar a tu esposa si resulta no ser virgen!

Deuteronomio 22: 13-21 “Cuando alguno tomare mujer, y después de haberse llegado a ella la aborreciere, (...)y dijese: A esta mujer tomé, y me llegue a ella, y no la halle virgen; entonces el padre de la joven y su madre tomaran y sacaran las señales de la virginidad de la doncella a los ancianos de la ciudad en la puerta; y dirá el padre de la joven a los ancianos: Yo di mi hija a este joven y él la aborrece; (...) pero ved aquí las señales de la virginidad de mi hija. Y extenderá las vestiduras delante de los ancianos de la ciudad. Entonces los ancianos tomaran al hombre y lo castigaran; y le multaran en 100 piezas de plata(...) Más si resultase verdad que no se halló virginidad en la joven, entonces la sacaran (...)y la apedrearan los hombres de la ciudad, y morirá...”


Nota que la pobre mujer no tiene muchas esperanzas de salvarse. Primero tiene que mostrar que en su primera relación con su esposo, perdió la virginidad, por lo que tiene que llevar la sabana untada de sangre. Ahora, que si esto no es posible, ella morirá apedreada, sin ninguna posibilidad de considerarse inocente. Pero si el marido miente tan solo le multaran con 100 piezas de plata.

Ahora imagínate. ¿Qué les sucedió a todas aquellas jóvenes que siendo vírgenes tenían el himen roto, por algún accidente? ¡Si esto no es machismo entonces yo soy Superman!

JUECES

En el libro de los Jueces, (Antiguo Testamento) podemos leer como durante las guerras libradas por los israelitas, las mujeres de los vencidos son tomadas como botín. Como si fuesen ganado o sacos de harina. Pero hay más. Las mujeres que se tomaban eran aquellas que fuesen vírgenes, las otras se masacraban.

Jueces 21: 7, 10-12

"¿Qué haremos en cuanto a las mujeres para los que han quedado? Nosotros hemos jurado por Jehová que no les daremos nuestras hijas por mujeres.

Entonces la congregación envió allá a doce mil hombres de los más valientes, y les mandaron, diciendo: Id y herid a filo de espada a los moradores de Jabes-Galaad, con las mujeres y niños. Pero haréis de esta manera: mataréis a todo varón, y a toda mujer que haya conocido ayuntamiento de varón.

Y hallaron de los moradores de Jabes-Galaad cuatrocientas doncellas que no habían conocido ayuntamiento de varón, y las trajeron al campamento en Silo, que está en la tierra de Canaán.

ESDRAS Y NEHEMÍAS

“-Ustedes (dijo Esdras a sus correligionarios en Esdras 10, 10,11) han pecado al casarse con mujeres extranjeras, aumentando así la culpa de Israel... Apártense de la gente pagana y de esas mujeres extranjeras”.  “Todos estos (111 en total) se habían casado con mujeres extranjeras, pero las despidieron a ellas y a sus hijos”(Esd. 10, 18-44). La misma xenofobia (xenofobia es lo que conocemos como racismo) la repite también Nehemías en 10, 30: “Por lo tanto, no daríamos en casamiento nuestras hijas a las gentes del país, ni aceptaríamos que sus hijas se casaran con nuestros hijos”. Y fueron necios: “Así que, en cuanto oyeron lo que decía la ley, separaron de Israel a todos lo que ya se habían mezclado con extranjeros” (Nehemías 13, 3). Y renecios: “Vi también en aquellos días que algunos judíos se habían casado con mujeres de Asdod, Amón y Moab; y la mitad de sus hijos hablaban la lengua de Asdod y de otras naciones, pero no sabían hablar la lengua de los judíos. Discutí con ellos y los maldije. A algunos de ellos los golpeé y les arranqué el pelo, y los obligué a jurar por Dios que no permitirían más que sus hijas e hijos se casaran con extranjeros, ni aceptarían como esposas para sus hijos o para ellos mismos a las mujeres de ellos” (Nehemías 13, 23-25).

PROVERBIOS

En este libro divinamente inspirado hay muchas alusiones contra la mujer pero la que merece mas crítica es la alabanza a la mujer ejemplar (proverbios 31, 10-31). Allí se dice que ella es la que “Brinda a su esposo grandes satisfacciones todos los días de su vida. Va en busca de lana y lino, y con placer realiza labores manuales. Cual si fuera un barco mercante, trae de muy lejos sus provisiones. Antes de amanecer se levanta...  planta viñedos. Se reviste de fortaleza y con ánimo se dispone a trabajar... y de noche trabaja hasta tarde... hace hilados y tejidos... Ella misma hace sus colchas... hace túnicas y cinturones, y los vende a los comerciantes... (Y, encima), está atenta a la marcha de su casa”. Me parece que el subtítulo es erróneo. Debe ser: Alabanza a la mujer esclava y sumisa.

Cantares

Pues ni modo, seguiré adelante con el texto bíblico en español y no en otro idioma. De por sí, “a buen entendedor...” qué le importa el hebreo, el griego, el siriaco o el arameo. Al fin y al cabo, los insultos racistas son iguales en cualquier lengua: “...soy morena, pero hermosa...”, “No se fijen en que soy morena...” (El cantar de los cantares 1, 5,6). Y los machistas también, dichos por Salomón: “Tú eres para mí, amor mío, cual fina yegua del carro del faraón” (Cnt. 1,9). Que tal un piropo a la chica: tú eres cual yegua fina del carruaje de la reina Isabel de Inglaterra...No es hermoso.

Los profetas

“No debe (ningún sacerdote levita) casarse con una viuda o divorciada, sino sólo con una israelita virgen o con la viuda de un sacerdote” (Ezequiel 44,22).

“Un chiquillo es el tirano de mi pueblo; el gobierno está en manos de mujeres.” (Isaías, 3, 12).

“En aquel día quedarán tan pocos hombres que siete mujeres pelearán por uno de ellos, y le dirán: Nosotras nos mantendremos por nuestra cuenta y nos vestiremos con nuestros propios medios, pero déjanos llevar tu nombre, líbranos de nuestra vergüenza.” (ídem, 4, 1).

“En ese día los egipcios parecerán mujeres; se llenarán de miedo y espanto...” (ídem 19, 16)

“Los soldados babilonios dejaron de luchar, se quedaron en sus fortalezas; sus fuerzas se agotaron y hasta parecían mujeres” (Jeremías 51, 30).

Pero aún hay más. Vean como el dios de muchos, advierte que como castigo estregará las esposas de los israelitas a otros. La mujer tratada como objeto. ¿Es esto justo?

Jeremías 8:10 Por tanto, daré a otros sus mujeres, y sus campos a quienes los conquisten; porque desde el más pequeño hasta el más grande cada uno sigue la avaricia; desde el profeta hasta el sacerdote todos hacen engaño

2 Samuel 12: 11"Así ha dicho Jehová: He aquí yo haré levantar el mal sobre ti de tu misma casa, y tomaré tus mujeres delante de tus ojos, y las daré a tu prójimo, el cual yacerá con tus mujeres a la vista del Sol."

Los Deutorocanónicos

Un poco de los libros deutorocanónicos que coinciden en su odio a las mujeres (misoginia) con los otros libros de sabiduría de la Biblia y con la misma ideología machista de la Biblia, valga la oportunidad para entresacar algunos ejemplos de ese odioso ensañamiento contra las mujeres, machismo que vocea la Biblia en general y que, a los ojos de un buen terapeuta, es una flagrante misoginia:

“No te esclavices a una mujer, hasta el punto de que te pisotee” (Eclesiástico 9, 2).

“No te fijes demasiado en la mujer soltera, para no pecar con ella...” (ídem 9, 5).

“Aparta la vista de la mujer bonita...” (ídem 9, 8).

“Por las mujeres se han perdido muchos; su amor quema como fuego.” (ídem).

“No comas con una mujer casada; no te sientes a beber con ella...” (ídem 9, 9).

“El vino y las mujeres llevan al libertinaje,...”(ídem 19, 2).

“¡No hay... peor maldad que la de la mujer!” (ídem 25, 13).

“¡No hay veneno como el de la serpiente, ni enojo como el de la mujer!” (ídem 25, 15).

“Cualquier maldad es poca, comparada con la de la mujer; ése será el castigo para el pecador.” (ídem 25, 19).

“No te dejes seducir por la belleza de una mujer ni codicies lo que posee, porque es muy feo y vergonzoso que la mujer mantenga a su marido.” (ídem 25, 21/22).

“Por una mujer comenzó el pecado, y por ella todos morimos.” (ídem 25, 24).

“Si no se somete a ti, apártala de tu compañía.” (ídem 25, 26).

“Vigila estrictamente a una hija descarada...//Vigila sus miradas desvergonzadas y no te sorprendas si te falta al respeto.” (ídem 26, 10/11).

“La mujer acepta a cualquiera como esposo, pero hay mujeres más bonitas que otras.” (ídem, 36, 21).

“Hijo mío, vigila mucho a tu hija soltera, para que no te traiga mala fama, habladurías de la ciudad y deshonra entre la gente y te haga avergonzar ante la asamblea.” (ídem 42, 11).

“Porque de la ropa sale la polilla y de la mujer sale la maldad de la mujer.” (ídem 42, 13).

“Llevarles ofrendas a ellos (a los dioses rivales al suyo) es como llevar ofrendas a los muertos...//Esas ofrendas las tocan mujeres que están en su período de menstruación, o que acaban de dar a luz. Por estas cosas pueden ustedes darse cuenta de que en realidad no son dioses...//¿Cómo puede alguien decir que son dioses? Son mujeres las que presentan las ofrendas a esos dioses...” (Baruc, Carta de Jeremías, 6, 27/29).

El texto bíblico que más cruda y claramente concreta esta mentalidad lo encontramos en el capítulo 25 del Eclesiástico:

“Ninguna herida como la del corazón,

ninguna maldad como la de la mujer,

ninguna pelea como la de las rivales,

ninguna venganza como la de las émulas;

no hay veneno como el da la serpiente

ni hay cólera como la de la mujer;

mas vale vivir con leones y dragones

que vivir con mujer pendenciera.

La mujer iracunda deforma su aspecto

y pone cara hostil como de osa;

cuando su marido se sienta con los compañeros

suspira sin poderse contener.

Pocas maldades como la de la mujer;

que le toque en suerte un pecador;

cuesta de arena para pie de anciano

es mujer charlatana para marido paciente.

No tropieces por la belleza de una mujer

ni te dejes cazar por sus riquezas:

es una infamia y una vergüenza

que la mujer sustente al marido.

Corazón abatido, rostro sombrío,

pena del alma, es la mujer malvada;

brazos débiles, rodillas vacilantes,

cuando la mujer no hace feliz al marido.

Por una mujer comenzó la culpa,

y por ella morimos todos.

No abras las compuertas al agua

ni des confianza a mujer malvada;

y si no quiere someterse a ti,

córtala de tu propia carne.

Dichoso el marido de una mujer buena:

se doblarán los años de su vida.

La mujer hacendosa hace prosperar al marido,

él cumplirá sus días en paz.

Mujer buena es buen partido

que recibe el que teme al Señor:

sea rico o pobre, estará contento

y tendrá cara alegre en toda sazón.

Tres cosas teme mi corazón

y una cuarta me asusta:

calumnia de la ciudad, motín popular,

acusación falsa, son peores que la muerte.

Mujer que envidia a otra es pena y dolor del corazón.

(lengua mordaz es común a los cuatro).

Mujer malvada es yugo que da sacudidas,

el que se la lleva agarra alacrán.

Mujer borracha es grave molestia,

y no puede ocultar su infamia.

Mujer adúltera tiene ojos engreídos,

y se la conoce en los párpados.

Vigila bien a la moza impúdica,

para que no aproveche la ocasión de fornicar;

guárdate de sus ojos imprudentes,

y no te extrañe que te ofenda.

Porque abre la boca como viajero sediento

y bebe de cualquier fuente a mano;

se sienta frente a cualquier estaca

y abre la aljaba a cualquier flecha.

Mujer hermosa deleita al marido

mujer prudente lo robustece;

mujer discreta es don del Señor:

no se paga un ánimo instruido;

mujer modesta duplica su encanto:

no hay belleza que pague un ánimo casto.

El sol brille en el cielo del Señor,

la mujer bella en su casa bien arreglada;

lámpara que luce en candelabro sagrado

es un rostro hermoso sobre un tipo esbelto;

columnas de oro sobre plintos de plata

son piernas firmes sobre pies hermosos”.

Eclesiástico 25, 13-26,18

El aspecto más significativo de esta contraposición es que la definición de la mujer buena se da por referencia al marido:

Es buena porque duplica la vida del marido y lo hace feliz...porque lo deleita.

“Es buen partido”, es decir, es una ganga para el matrimonio.

Otro punto de referencia es su casa y su belleza. (capítulo 26, versículos 15 al 18).

El patrón para definir la bondad de la mujer, su utilidad, su ubicación social es un marco muy claro:

Marido
Casa
Belleza corporal.
Sólo en este marco y a su servicio, se da la posibilidad de un calificativo ético: la bondad.

Cuando nos encontramos frente a la mujer mala, vemos que el texto se hace tremendamente duro. Se maneja un superlativo constante que produce la impresión de que el máximo grado de ruindad posible de imaginar, lo encarna o lo puede encarnar la mujer:

Ninguna maldad como la de la mujer

ni hay cólera como la de la mujer

Los términos comparativos refuerzan esto: osa, león, dragón, serpiente, alacrán... concentración de horrores.
Se le condena por actitudes toleradas en los hombres: adulterio, borrachera... (26,8...)
Dentro de esta condena se explicita el elemento clave, la raíz-explicación de todo:

“Por una mujer comenzó la culpa y por ella morimos todos”.

La lógica del razonamiento, funciona así:

MUJER = PECADORA INICIAL

MUJER = ENTRADA PECADO AL MUNDO

MUJER MALA= MAXIMA POSIBILIDAD DEL MAL

Aquí vemos funcionando con toda claridad, las consecuencias del relato de la caída del Génesis.

Finalmente hay un aspecto que si bien no se puede entender como remedio definitivo, es al menos un paliativo ante “la maldad de la mujer suelta por el mundo”. Es la sujeción de la mujer al marido y al padre, es decir al hombre.

Sujeción que se expresa económicamente: “es una infamia y una vergüenza que la mujer sustente al marido”.

Sujeción que exige del hombre actitud vigilante:
“vigila bien a la moza impúdica, para que no aproveche la ocasión de fornicar.

Sujeción que ha de exigirse radicalmente y sin remisión:
“No abras las compuertas al agua, ni des confianza a la mujer malvada; y si no quiere someterse a ti, córtala de tu propia carne

En la leyenda de David y Salomón así como de los reyes, estos se hartan de mujeres; tienen una colección completa.

De Salomón se dice que tuvo 300 esposas y 300 concubinas 1 Reyes 11:3

Pobre la chica que tuvo que ir a calentar a ese viejo de David, imagínate la pobre en lugar de estar con alguien de su edad tienen que ponerla al lado de ese viejo hediondo. 1 Reyes 1: 1-4. Y se atreven a decir todavía que no tuvo relaciones sexuales con ella tan asustado que estaba el viejo en dejar las cosas en orden que estaba débil pero ese viejo morboso si le ha de ver manoseado, viejo cochino, por que no se acostó con las tantas esposas y en lugar de ello que pasa van a buscar a una jovencita para ese viejo moribundo…

Los rabinos hebreos, daban gracias a Dios por no haber nacido mujer.

Otros casos de humillación a las mujeres: Rut y Noemí ambas viudas que tuvieron que armarse de un buen plan para no morir y no llevar la vergüenza, Ana madre de Samuel, Betsabé mujer de Urias a quien David mando a matar, Tamar nuera de Judá, Ester, Agar esclava de Sara. Y de las tantas mujeres que no se mencionan pero están allí.

El Nuevo testamento

El matrimonio con el hombre a la cabeza: Muchos pastores y sacerdotes en la actualidad predican la “igualdad de condiciones entre los cónyuges”, pero si han de seguir su doctrina de “Sola Scriptura” Nos encontramos que la Biblia no apoya la igualdad entre las partes. Léelo tu mismo:

1 Corintios 11

Cristo es la cabeza de todo hombre, pero el hombre es la cabeza de la mujer

Mas quiero que sepáis que Cristo es la cabeza de todo hombre, como el hombre es cabeza de la mujer, y Dios lo es de Cristo. Por donde si una mujer no se cubre con un velo la cabeza, que se la rape. Y si es cosa fea a una mujer el cortarse el pelo o raparse, cubra su cabeza. Lo cierto es que no debe el varón cubrir su cabeza, pues el es la imagen y gloria de Dios; mas la mujer es la gloria del varón. Que no fue el hombre formado de la mujer; si no la mujer del hombre; como ni tampoco fue el hombre criado para hembra, sino la hembra para el hombre.

“Pero quiero que entiendan que Cristo es cabeza de cada hombre, y que el esposo es cabeza de su esposa, así como Dios es cabeza de Cristo” (1 Corintios 11, 3).

“El hombre no debe cubrirse la cabeza, porque él es imagen de Dios y refleja la gloria de Dios. Pero la mujer refleja la gloria del hombre... Y el hombre no fue creado por causa de la mujer, sino la mujer por causa del hombre” (1 Corintios 11, 7-9).

--“Si la mujer no quiere cubrirse la cabeza, entonces que se la afeite. Pero si le da vergüenza afeitársela, entonces que se la cubra”. 1 Cor 11:6

“...las esposas deben estar en todo sujetas a sus esposos” (Efesios 5, 24).

“Esclavos, obedezcan ustedes a los que aquí en la tierra son sus amos” (Efesios 6, 5).

“Esposas, sométanse a sus esposos, pues éste es su deber como creyentes en el Señor” (Colosenses 3, 18).

Romanos 7: 2 Porque la mujer casada está sujeta por la ley al marido mientras éste vive: pero si el marido muere, ella queda libre de la ley del marido.

1 Pedro 3: 1 Asimismo vosotras, mujeres, estad sujetas a vuestros maridos; para que también los que no creen a la palabra, sean ganados sin palabra por la conducta de sus esposas...

1 Corintios 11: 8, 9 Porque el varón no procede de la mujer, sino la mujer del varón, y tampoco el varón fue creado por causa de la mujer, sino la mujer por causa del varón.

Efesios 5: 22 y 23 Las casadas estén sujetas a sus propios maridos, como al Señor; porque el marido es cabeza de la mujer, así como Cristo es cabeza de la iglesia, la cual es su cuerpo, y él es su Salvador.

¿Puede una persona racional considerar que la Biblia es útil en nuestros días como fuente de consejos? ¿Y más aún que todo lo que dice tiene que creerse?

Mujeres sin derecho a hablar o a la libertad de expresión: Asi es amigo, no tienen ni ese derecho básico mira en estos versículos

1 Corintios 14: 34 y 35 Vuestras mujeres callen en las congregaciones; porque no les es permitido hablar, sino que estén sujetas, como también la ley lo dice.
Y si quieren aprender algo, pregunten en casa a sus maridos; porque es indecoroso que una mujer hable en la congregación.

Nota que la epístola a los corintios (Nuevo Testamento) está dirigida a un público no judío, pues va dirigida a los corintios, los ciudadanos de la ciudad de Corinto, en Grecia. Por lo que la disculpa de que el machismo estaba restringido a los pueblos del Medio Oriente, o que sólo era permitido en los tiempos del Viejo Testamento es falsa.

1 Timoteo 2: 11-15 La mujer aprenda en silencio, con toda sujeción.
Porque no permito a la mujer enseñar, ni ejercer dominio sobre el hombre, sino estar en silencio. Porque Adán fue formado primero, después Eva; y Adán no fue engañado, sino que la mujer, siendo engañada, incurrió en trasgresión. Pero se salvará engendrando hijos, si permaneciere en fe, amor y santificación, con modestia.

En 1 Pedro 3:7 vemos: “Vosotros, maridos, igualmente, vivid con ellas sabiamente, dando honor a la mujer como a vaso más frágil y como a coherederas de la gracia de la vida, para que vuestras oraciones no tengan estorbo”.

En 1 Juan 2:13, Juan dice: “Os escribo a vosotros, padres, porque conocéis al que es desde el principio. Os escribo a vosotros, jóvenes, porque habéis vencido al maligno. Os escribo a vosotros, hijitos, porque habéis conocido al Padre”. No se menciona a las mujeres.

¿Cómo responderán los hermanitos a estas claras muestras de machismo bíblico? Ellos siempre tratan de evadirse, cambian de tema, dicen que la Biblia ha vuelto buena a mucha gente, o dicen mentiras con tal de hacer parecer la Biblia como el libro santo, bueno, y puro. Ellos dirán que muchos de esos versículos pertenecen al tiempo de la ley o que pertenece al antiguo testamento, pero encontramos también el mismo espíritu en el nuevo testamento.

La verdad es que cuando hay versículos que descubren sus mentiras esos versículos pertenecen a la ley. En otras palabras utilizan los versículos a conveniencia, cuando los versículos favorecen sus intereses no se preocupan que sean de la ley o de otra parte. Pero si no les favorecen buscan todas las falacias y argumentos posibles para intentar demostrar lo contrario. Hasta llegan a usar la ciencia hermenéutica, que así dice el hebreo, que la cultura antigua, que el arameo y cuantas argucias les sirvan para seguir autoengañados, engañar y salirse con la suya.

Como lo de la frasecita famosa: UN TEXTO FUERA DE SU CONTEXTO ES UN PRETEXTO.

El machismo es una actitud de superioridad masculina, traducida en discriminación hacia la mujer, y en intentos por mantenerla en posición inferior (pues sólo de esto modo es posible su supuesta superioridad). No obstante, el machismo no es propio de los hombres ni se perpetúa sólo por causa de ellos. El machismo en las mujeres se caracteriza por una actitud de inferioridad femenina, deseo de someterse a los hombres y mantenerlos en posición superior, ya sea de manera consciente o inconsciente.

Entre los argumentos utilizados por el machismo para justificar sus actitudes se encuentran ideas como:"Las mujeres son menos inteligentes": se ha utilizado para impedir o limitar el acceso a la mujer a los estudios, así como a puestos directivos o de responsabilidad. Aún en gran parte del mundo el índice de analfabetismo es muy superior entre las mujeres."Las mujeres existen sólo para el disfrute del varón, son de su propiedad y deben depender de él": se ha justificado así su explotación sexual, acoso sexual, la prostitución, la pornografía, la violencia doméstica, la capacidad del hombre para repudiar a su mujer (pero no al revés) en el islamismo, judaísmo e hinduismo, la exigencia del permiso del varón (padre o marido) para cuestiones legales, e incluso la violación."La responsabilidad de criar a los hijos es exclusivamente, o en mayor medida, de las madres": utilizado para marginar laboralmente a las mujeres, por considerar que sus responsabilidades como madres (presentes o futuras) pueden perjudicar a su trabajo. En algunas culturas, se considera que la mujer es impura durante los días de la menstruación, llegando a aislarlas del resto de la población hasta finalizar el periodo.

"La mujer induce al hombre al sexo o al pecado": argumento religioso que justifica así la imposición a la mujer de formas de vestir como el burka, o la degradación sexual ("si es que van por ahí provocando". Es posible que la asimetría de este argumento (que no tiene en cuenta a qué puede o podría inducir el hombre a la mujer) puede partir de ciertas tesis medievales según las cuales la mujer no podía salvarse, o no tenía alma.

Por último veamos lo que dijeron algunos padres de la Iglesia y muchos de estos dichos se encuentra libro "Vida de los Padres del yermo" de San Jerónimo

San Jerónimo:

"Si la mujer no se somete al hombre, que es su cabeza, se hace culpable del mismo pecado que un hombre que no se somete a Cristo". “Nada más impuro que una mujer este menstruando. Todo lo que toca lo convierte en impuro”

«una mujer deja de ser mujer» y puede ser llamada «varón» «si ella quiere servir más a Cristo que al mundo» (Comm. ad Ephesios, lib. III, cap. V).

La mujer es la puerta del diablo, la senda de la iniquidad, la picadura de la serpiente, en una palabra un objeto peligroso

San Agustín de Hipona, Padre de la Iglesia

"Es Eva, la tentadora, de quien debemos cuidarnos en toda mujer... No alcanzo a ver qué utilidad puede servir la mujer para el hombre, si se excluye la función de concebir niños."(De civitate Dei 14, 11)

"Las mujeres no deben ser iluminadas ni educadas en forma alguna. De hecho, deberían ser segregadas, ya que son causa de insidiosas e involuntarias erecciones en los santos varones."

"Por el buen orden de la familia humana, unos han de ser gobernados por otros más sabios que ellos; por ende, la mujer, más débil en cuanto a vigor de alma y fuerza corporal, está sujeta por naturaleza al hombre, en quien la razón predomina. El padre tiene que ser más amado que la madre y merece mayor respeto porque su participación en la concepción es activa y la de la madre simplemente pasiva y material."

"la mujer es un ser inferior y no está hecha a imagen y semejanza de Dios. Corresponde, pues, a la justicia así como al orden natural de la humanidad que las mujeres sirvan a los hombres... el orden justo sólo se da cuando el hombre manda y la mujer obedece".

San Juan Crisóstomo

"Que otra cosa es la mujer sino una enemiga de la amistad, un castigo inevitable, un mal necesario, un tentación natural, una calamidad deseable, un peligro doméstico, un detrimento deleitoso, una naturaleza ruda pintada con bellos colores".

"Las mujeres están hechas esencialmente para satisfacer la lujuria de los hombres".

San Ambrosio

"Sus caras son como viento abrasador, y sus voces silbidos de serpiente, pero también aplican encantamientos nefastos a incontables hombres y animales. Y cuando se dice que su corazón es una red, se está hablando de la malicia insondable que impera en sus corazones."

"La mujer sólo es fuerte en el vicio y daña la valiosa alma del varón". “Adán es igual al alma. Eva es igual al cuerpo".

Santo Tomás de Aquino, Teólogo italiano, 1225-1274

"El padre tiene que ser más amado que la madre y merece mayor respeto porque su participación en la concepción es activa y la de la madre simplemente pasiva y material."S. Th. II-II q. 26 a. 10 ;S. Th. I q. 99 a. 2 ad 2;S. Th. Suppl. q. 64 a. 5 ad 2;S. Th. Suppl. q. 49 a. 4 ad 4;S. Th. II-II q. 56 a. 1;Summa contra gent. III, 122;Summa contra gent. III, 123;

“Como individuo la mujer es un ser endeble y defectuoso.”(S. Th. I q. 92 a. 1)(S. Th. II-II q. 151 a. 3 ad 2).(Summa contra gent. III, 123)

"La mujer es un defecto de la naturaleza, una especie de hombrecillo defectuoso y mutilado. Si nacen mujeres se debe a un defecto del esperma o a los vientos húmedos. Sólo es necesaria para la reproducción."(S. Th. Suppl. q. 52 a. 1 ad 2)(S. Th. II-II q. 70 a. 3).

Una de las malas consecuencias de la lujuria es la «feminización del corazón humano» (S. Th. II-II q. 83 a. 5 ad 2).
«un matrimonio sin relaciones carnales es más santo» (In IV sent. d. 26, 2,4).

Con Tomás de Aquino (1225-1274). santo y doctor de la Iglesia, esta «hija de Eva» se convierte en «una deficiencia de la naturaleza» que es «por naturaleza propia, de menor valor y dignidad que el hombre»; tras una rigurosa y aplastante demostración, el teólogo afirma que «el hombre ha sido ordenado para la obra más noble, la de la inteligencia; mientras que la mujer fue ordenada con vista a la generación». Finalmente, el maestro que dedicara tantas horas y tantos libros a la cuestión fundamental del sexo de los ángeles, termina diciendo que es evidente que para cualquier obra que no sea la de la reproducción, «el hombre podía haber sido ayudado mucho más adecuadamente por otro hombre que por una mujer». No es de extrañar, pues, que el derecho canónico, elaborado en su mayor parte en este ambiente en los siglos XII y XIII. nos aparezca como tan misógino.

Obispo Isidoro de Sevilla, declarado santo y considerado en su tiempo como “el hombre más docto que ha aparecido en los últimos tiempos”, afirmaba:

El hombre fue hecho a causa de sí mismo. La mujer fue creada sólo como ayuda al varón.

En el siglo XI, Marbode, obispo de Rennes, Francia, considerado “rey de los oradores” hacía este panegírico:De las numerosas trampas que nos tiende el hábil enemigo, el peor y que casi nadie puede evitar es la mujer, tallo débil, raíz dañina, fuente de vicios, que propaga el escándalo por el mundo. ¡Oh, mujer, dulce maldad, veneno con miel! ¿Quién persuadió a nuestro primer padre para que probara el fruto prohibido? ¡Una mujer

En el Sínodo II de Macón (Año 585)  un obispo declaró que " las mujeres no son seres humanos".Gregario de Tours, Historia Francorum 8,20

Federico Arvesu, médico jesuita, "La virilidad y sus fundamentos sexuales", 1962

"El organismo de las mujeres está dispuesto al servicio de una matriz; el organismo del hombre se dispone para el servicio de un cerebro.

La reacción del papado a los movimientos feministas fue totalmente reaccionaria y retrógrada, Veamos la declaración del papa Pío  XI:

Papa Pío XI En su encíclica Casti connubii (Del matrimonio casto), dada el 31 de diciembre de 1930:

"Cuantos de palabra o por escrito empañan el brillo de la fidelidad y la castidad nupcial, ellos mismos, como maestros del error, fácilmente echan por tierra la confianza y honesta obediencia de la mujer al marido. Y más audazmente algunos de ellos charlatean que tal obediencia es una indigna esclavitud de un conyugue respecto del otro; que todos los derechos son iguales entre los dos; y pues estos derechos se violan por la sujeción de uno de los dos, proclaman con toda soberbia que han logrado o que van a lograr quién sabe que emancipación de la mujer. Tal emancipación según ellos debe ser triple: en el régimen de la sociedad doméstica, en la administración del patrimonio familiar y en la facultad de evitar o suprimir la vida de la prole. Y así la llaman social, económica y fisiológica: fisiológica porque quieren que las mujeres a su arbitrio estén libres o se libren de las cargas conyugales o maternales (emancipación esta como ya dijimos de sobra, que no lo es sino un crimen horrendo); económica, por la que pretenden que la mujer, aún sin saberlo ni quererlo el marido, pueda libremente tener sus propios negocios, dirigirlos y administrarlos, sin tomar para nada en cuenta a los hijos, al marido y a toda la familia; y social, en fin, por cuanto aparta a la mujer de los cuidados domésticos, tanto de los hijos como de la familia, a fin de que sin preocuparse por ellos pueda entregarse a sus antojos y dedicarse a los negocios y a los cargos, incluso públicos"

Erasmo de Rotterdam, Teólogo holandés

"La mujer es, reconozcámoslo, un animal inepto y estúpido aunque agradable y gracioso"

Martín Lutero, PADRE DE LA IGLESIA EVANGELICA

"Tengan sus hijos y hagan como puedan; si mueren, benditas sean, porque seguramente mueren en medio de una noble labor y de acuerdo a la voluntad de Dios... Así ven ustedes cómo son débiles y poco saludables las mujeres estériles; aquéllas bendecidas con muchos niños son más saludables, limpias y alegres. Pero si eventualmente se agotan y mueren, no importa. Que mueran dando a luz, que para eso están."

“No hay manto ni saya que peor siente a la mujer o a la doncella que el querer ser sabia."

Pat Robertson, Club 700 1992

"Sé que a las damas les duele oír esto, pero si se casan, han aceptado el liderazgo de un hombre, su esposo. Cristo es la cabeza del hogar, y el esposo es la cabeza de la esposa, y así es como son las cosas, punto."

Sobre el feminismo afirmó que es:

"un movimiento socialista contrario a la familia, que estimula a las mujeres a abandonar a sus maridos, matar a sus hijos, practicar la brujería, destruir el capitalismo y a convertirse en lesbianas."

Reflexion final

Como podrán notar mis queridos lectores mucho se ha mancillado a la mujer gracias al Dios machista. Este Dios que adora la mayoría es un Dios siniestro, que eliminó inclusive el "derecho materno" y permitio la implantacion a la fuerza del "derecho paterno". Redujo a la mujer a un objeto, y dio lugar a un cristianismo misógino. Las mujeres no han podido llegar a ejercer su sacerdocio. La Iglesia católica dice : "Que una de las causas por lo que la mujer no es sacerdote" es porque Jesús escogió sólo a hombres para el apostolado". Si este es un requisito ¿por que no existe el requisito de ser casado como lo fue Pedro?
En todo caso siguen a Santo Tomás que dice:«Porque las mujeres están en estado de subordinación», por ello no podrían recibir el sacramento del orden,  (S. Th. Suppl. q. 39 a. 1).

Uno debe dejar claro que la Iglesía Católica sigue más a  Aristóteles que a Jesús.

Una perla de Aristóteles es está:

El placer sexual obstaculiza la actividad mental (Etica a Nicómaco 7, 12)

Tomás de Aquino dice: el placer sexual oprime por completo el pensamiento (S. Th. II-II q. 55 a. 8 ad 1); (mentem enervat; In IV sent. d. 33 q. 3 a. 3 ex.) el placer sexual inhibe por completo el uso de la mente»,  «oprime la inteligencia» y  «absorbe el espíritu».

De todas maneras la misoginia esta en la historia civil y en la historia de las religiones, y aunque muchos se resisten ha aceptar esta realidad, ella esta allí.

El Dios misógino de la Biblia, del Cristianismo, del Islam y de otras religiones, es un Dios que hay que eliminar, no es necesario, ni agradable, triste es seguir a ese Dios y terrible arrodillarce ante El. Lo mejor es liberarnos lo más rápido posible de ese Dios, aunque muchos teólogos quieren salvar con sus interpretaciones al Dios misógino la Historia vista como un todo no le da espacio para salvarce.

Dios Familia que es , Madre, Padre, Hijo e Hija una Comunidad de Iguales, nos libre del Dios Misógino. Amén

JESUANICO      tenemos una nueva dirección  jesuanico.blogspot.com

6 comentarios:

  1. pobre, das lastima. estaremos orando para que Dios tenga misesricordia de vos.

    ResponderEliminar
  2. La Biblia es un conjunto de libros (Ta Biblia) No se puede interpretar los textos por separado. El Dios que tanto atacas ha puesto en el mundo millares de Mujeres que hicieron y hacen el bien (eso si, de forma silenciosa como Dios quiere) Si Dios el ser humano poco es.

    ResponderEliminar
  3. Que habilidad para torcer las escrituras y con tanta ligereza referirse al Dios Santo que dio la vida de su Unigénito por amor, aun a ti. Toma en cuenta el CONTEXTO. Y si quieres ser mas objetivo debiste referirte a los cientos otros versiculos que hablan de la mujer en la Biblia.Old Testament Era
    Compared to other cultures of the time, Jewish women enjoyed great liberty and esteem, and many women distinguished themselves as prophetesses and leaders in Jewish society. Women such as Deborah, Esther, Hannah, Huldah, Jochebed, Miriam, Noadiah, Rachel, Rebekah, Rahab, Ruth and Sarah played important and decisive roles in Israel's history.
    As evidence of the equality of men and women, the Ten Commandments require children to honor both their father and mother:

    "Honor your father and your mother, that your days may be prolonged in the land which the LORD your God gives you. (NAS, Exodus 20:12)

    ResponderEliminar

  4. New Testament
    By the time of Jesus, women no longer had the freedoms and status they had enjoyed in the Old Testament era. Jewish society had become very much male-dominated. Women were considered to be inferior beings and were assigned almost the same status as slaves. They were not educated, not allowed to take any leadership roles, and confined to mostly domestic duties.
    Mary and Elizabeth
    But two women of this time became models of faithfulness and virtue. Mary, the mother of Jesus, put aside her fears, doubts and shame to take on the role of mother of the Messiah. She simply placed her whole trust in God (Luke 1:26-38). Elizabeth, mother of John the Baptist, also put her faith in God (Luke 1:39-45).
    Jesus
    Jesus' attitude toward women was radically different from what was customary at the time. Women normally stayed home and attended to domestic duties. But Jesus allowed women to travel with Him and His twelve disciples (Luke 8:1-3).
    "Proper" Jews did not speak to Samaritans, and certainly not to Samaritan women. But Jesus had a long conversation with a Samaritan woman at Jacob's well that led to her conversion (John 4:4-30, 39-42).

    Jewish women were generally not educated or allowed any active role in the affairs of religion. But Martha's sister, Mary, sat at Jesus' feet in the role of a disciple while Jesus taught her. Jesus suggested that Martha do the same (Luke 10:38-42).

    Mary Magdalene, Mary the mother of James and Joses, Salome, Joanna, Susanna and other women were prominent among Jesus' devoted followers. Some remained with Jesus to comfort Him at His crucifixion when all His apostles had fled in terror (Matthew 27:55-56, Mark 15:40-41). Mary Magdalene and other women were privileged to be the first to discover that Jesus had risen from the dead (Matthew 28:1-10, Mark 16:1-7; Luke 24:1-11).

    It is frequently pointed out that Jesus appointed only men as His twelve apostles, and this is taken as a sign of women's secondary status. But Jesus sent His apostles out to spread the gospel to the world, seeking food and shelter where they could find it, facing great danger and ultimately martyrdom. That would not have been considered an appropriate role for a woman in Biblical times just as it would not be considered appropriate today.

    The Early Christian Church
    The early churches apparently followed Jesus' example. Women were treated as at least near-equals and allowed to hold positions of responsibility. Many women, including Jesus' mother, Mary, as well as Dorcas, Julia, Lydia, Persis, Priscilla, Phoebe, Tryphena and Tryphosa were important in the early Christian Church (Acts 1:12-14, 9:36, 16:14, 18:24-26, 21:7-9, Romans 16:1-16).
    The Apostle Paul
    Paul affirmed the equality of all Christians. There was no difference based on birth, status or gender. All had the same privileges and blessings as children of God.
    You are all sons of God through faith in Christ Jesus, for all of you who were baptized into Christ have clothed yourselves with Christ. There is neither Jew nor Greek, slave nor free, male nor female, for you are all one in Christ Jesus. If you belong to Christ, then you are Abraham's seed, and heirs according to the promise. (NIV, Galatians 3:26-29)

    ResponderEliminar

  5. New Testament
    By the time of Jesus, women no longer had the freedoms and status they had enjoyed in the Old Testament era. Jewish society had become very much male-dominated. Women were considered to be inferior beings and were assigned almost the same status as slaves. They were not educated, not allowed to take any leadership roles, and confined to mostly domestic duties.
    Mary and Elizabeth
    But two women of this time became models of faithfulness and virtue. Mary, the mother of Jesus, put aside her fears, doubts and shame to take on the role of mother of the Messiah. She simply placed her whole trust in God (Luke 1:26-38). Elizabeth, mother of John the Baptist, also put her faith in God (Luke 1:39-45).
    Jesus
    Jesus' attitude toward women was radically different from what was customary at the time. Women normally stayed home and attended to domestic duties. But Jesus allowed women to travel with Him and His twelve disciples (Luke 8:1-3).
    "Proper" Jews did not speak to Samaritans, and certainly not to Samaritan women. But Jesus had a long conversation with a Samaritan woman at Jacob's well that led to her conversion (John 4:4-30, 39-42).

    Jewish women were generally not educated or allowed any active role in the affairs of religion. But Martha's sister, Mary, sat at Jesus' feet in the role of a disciple while Jesus taught her. Jesus suggested that Martha do the same (Luke 10:38-42).

    Mary Magdalene, Mary the mother of James and Joses, Salome, Joanna, Susanna and other women were prominent among Jesus' devoted followers. Some remained with Jesus to comfort Him at His crucifixion when all His apostles had fled in terror (Matthew 27:55-56, Mark 15:40-41). Mary Magdalene and other women were privileged to be the first to discover that Jesus had risen from the dead (Matthew 28:1-10, Mark 16:1-7; Luke 24:1-11).

    It is frequently pointed out that Jesus appointed only men as His twelve apostles, and this is taken as a sign of women's secondary status. But Jesus sent His apostles out to spread the gospel to the world, seeking food and shelter where they could find it, facing great danger and ultimately martyrdom. That would not have been considered an appropriate role for a woman in Biblical times just as it would not be considered appropriate today.

    The Early Christian Church
    The early churches apparently followed Jesus' example. Women were treated as at least near-equals and allowed to hold positions of responsibility. Many women, including Jesus' mother, Mary, as well as Dorcas, Julia, Lydia, Persis, Priscilla, Phoebe, Tryphena and Tryphosa were important in the early Christian Church (Acts 1:12-14, 9:36, 16:14, 18:24-26, 21:7-9, Romans 16:1-16).
    The Apostle Paul
    Paul affirmed the equality of all Christians. There was no difference based on birth, status or gender. All had the same privileges and blessings as children of God.
    You are all sons of God through faith in Christ Jesus, for all of you who were baptized into Christ have clothed yourselves with Christ. There is neither Jew nor Greek, slave nor free, male nor female, for you are all one in Christ Jesus. If you belong to Christ, then you are Abraham's seed, and heirs according to the promise. (NIV, Galatians 3:26-29)

    ResponderEliminar
  6. By the way the God of Israel, is NOT the same of the god of muslims...great difference. You are talking about life and death realities. And we can see your fervor to bring division and evil distention against God. You know what is the spirit behind it. Sorry for the english Im sure you understand.

    La evidencia positiva y definitiva de esto está escrita claramente en 1 Juan 4:3 -- "Todo espíritu [persona] que no confiesa que Jesucristo ha venido en carne, no es de Dios; y este es el espíritu del anticristo, el cual vosotros habéis oído que viene, y que ahora ya está en el mundo".

    ResponderEliminar

Todos los comentarios son bienvenidos, pero por favor no utilice palabras soeces. Cualquier mensaje que contenga una palabra soez será bloqueado. Nos reservamos el derecho de retirar cualquier comentario que incluya palabrotas, excepto cuando sean usadas como interjecciones.