viernes, 3 de febrero de 2012

Felix González Canto y Roberto Borge: bromas, sexo y política

Por José Martínez *

México, D. F., a 3 de febrero de 2012.-El escándalo del proxeneta Raúl Martins Coggiola alcanza al gobernador Roberto Borge Angulo y a su antecesor Félix González Canto –involucrado en un acto de pederastia que derivó en un crimen–. Fue precisamente el tratante de blancas quien se encargó de llevar a un grupo de chicas, de su red de prostitución, a una fiesta privada de Roberto Borge, para festejar su triunfo cuando éste resultó electo en 2009 como diputado federal por el I Distrito Electoral Federal de Quintana Roo.

Desde la llegada de Mario Villanueva al gobierno (apadrinado por Adriana y Raúl Salinas de Gortari), comenzó la descomposición social en Quintana Roo. Pero Félix González Canto fue el que convirtió la política en algo sucio. Con Félix abundaban las fiestas con sexo pagado y chistes malos. Una de sus aventuras “amorosas” con una menor terminó en un crimen. El de la niña Mayra Ayuso, caso que se encuentra documentado.
Félix se encargó de formar a su imagen y semejanza a Roberto Borge, quien desde muy joven le sirvió como secretario privado. Así Roberto, por su obesidad, era el centro de las burlas de su jefe y él ni tarde ni perezoso le servía de bufón. La “botarga” era el sobrenombre con el que Félix se refería a su secretario. Después comenzaron a abundar los sobrenombres hasta hacerse famoso en plena campaña por la gubernatura como el “queso de bola”, porque lucía una camisa roja como identificación de su partido. Borge sigue los mismos pasos de la banalidad de Félix, los chistes, las bromas, Quintana Roo se ha vuelto vulgar. La herencia de Félix González Canto es la de haber corrompido hasta las raíces a la clase política y a la misma prensa, y de haber hecho de eso la “normalidad”.

No es extraño que desde que llegara a Cancún, Martins fuese el encargado de proveer los “servicios sexuales” de su imperio de prostitución a la clase política y empresarial de Quintana Roo. El ex gobernador Joaquín Hendricks sería el primero en ser seducido por el proxeneta de origen argentino, después seguirían quienes han ocupado la casa de gobierno de esa entidad. Nadie escapa de la clase política quintanarroense a las tentaciones que Martins les ofreció.
Borge y Félix González Canto eran asiduos a las fiestas de Martins. La relación entre ellos era “a partir de un piñón” y la trata de blancas, por lo tanto, eran como “pelillos a la mar”. La promiscuidad de estos personajes es más que evidente. Cancún, no sólo es la cuna de la pederastia, sino el paraíso de la prostitución al contar con el beneplácito abierto de las autoridades.

Cuando Roberto Borge fue “agasajado” por su triunfo como diputado, jamás pensó que los propios encargados de proveerle sus servicios se encargarían de filmar esa bacanal, como otras muchas de esas “fiestas”. Y claro, esos mismos testaferros guardan el material celosamente para chantajearlo.

En la clase política era muy conocido que el hotel Hilton, ahora transformado en uno de los hoteles de la cadena Iberostar, era el lugar predilecto para tales encuentros.

Así ocurrió aquella ocasión cuando un grupo de políticos se congregó en la suite 900 del antiguo hotel Hilton. Raúl Martins se encargaba personalmente de seleccionar a sus pupilas. Una semana después de ser electo como diputado, Roberto Borge organizó la “fiesta” para darles las gracias a los que participaron de su triunfo. Llegaron uno tras otro diversas personalidades del gobierno de Quintana Roo, encabezado entonces por Félix González Canto. Estaban allí departiendo el líder de taxistas Oliver Fabro, Rodolfo Ballina, Adriano Trejo, Ramón Patrón y desde luego, un invitado especial que no podía faltar: Luis Carrillo Jr., ni más ni menos que el hijo del “famoso” y “exitoso constructor”, Luis Carlos Carrillo Cano, del clan de Amado Carrillo Fuentes, el “Señor de los Cielos”.

Silvestre Córdoba, líder de los ejidatarios fue invitado al bacanal, acudió a la suite del Hilton, bebió un par de tragos y se retiró. No así otros conspicuos personajes de la clase política quintanarroense que en esa fiesta gastaron 45 mil dólares, entre mujeres y vinos.

Los servicios del “negocio” de Martins eran muy solicitados por los políticos de Quintana Roo, incluso hay denuncias en las redes sociales que relacionan al propio gobernador Roberto Borge contratando los servicios de prostitutas para su “despedida” de soltero, mucho antes de que asumiera su cargo de gobernador. Como Borge, el ex gobernador Mario Villanueva era famoso por sus “fiestas privadas” y para nadie era un secreto la contratación de “sexo servidoras” de Estados Unidos a las que trasladaba en los aviones al servicio del gobierno, como lo llegó a documentar la revista Proceso.

Félix González Canto utilizó el sexo como un instrumento político, en esto Raúl Martins jugó un papel crucial como proveedor. Félix legitimó conductas espeluznantes, envileció la imagen femenina, cedió cargos a mujeres a cambio de sexo, incluso otorgó papeles de poder a cortesanas corruptas.

Es innegable que Félix sigue aprovechándose del vacío político que existe en Quintana Roo. Sigue dominando la escena política, mientras su sucesor Roberto Borge anda más atareado en tomarse la foto con Antonio Banderas y ordenar gacetillas para publicitarse, lo mismo que tomarse la foto a hurtadillas con futbolistas como el Chicharito o Leonel Messi, las que luce en su despacho como trofeos. En cuanto a la vida pública, Borge es gris como el concreto, no tiene feeling, lo mismo pasa con Félix González Canto. Los dos confunden la política con sus intereses y aprovechan los cargos para llenarse de privilegios.

Pero hoy los acecha el escándalo. Borge es un dirigente político caricaturesco y Félix un político desesperado que busca a toda costa blindarse de impunidad. Tarde que temprano, cuando se develen todas sus corruptelas, podría seguir los mismos pasos que Mario Villanueva. Al tiempo.


*José Martínez M., es periodista y escritor. Es Consejero de la Fundación para la Libertad de Expresión (Fundalex). Es autor del libro Carlos Slim, Los secretos del hombre más rico del mundo, y otros títulos, como Las enseñanzas del profesor. Indagación de Carlos Hank González. Lecciones de Poder, impunidad y Corrupción y La Maestra, vida y hechos del Elba Esther Gordillo.

 

ARTÍCULOS RELACIONADOS

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Todos los comentarios son bienvenidos, pero por favor no utilice palabras soeces. Cualquier mensaje que contenga una palabra soez será bloqueado. Nos reservamos el derecho de retirar cualquier comentario que incluya palabrotas, excepto cuando sean usadas como interjecciones.