miércoles, 5 de octubre de 2011

Crean asociación para denunciar manipulación informativa de Televisa en México

 Periodismo en las Américas/Tania Lara

Periodistas, reconocidos académicos y expertos en telecomunicaciones en México crearon la asociación “Ya Basta de los Abusos de Televisa” con la finalidad de denunciar campañas mediáticas y la manipulación de información de la televisora mexicana, informó el sitio La Silla Rota.

La página Televileaks denuncia varios de los casos en los que alegan que la televisora ha manipulado información en sus noticiarios para desprestigiar a empresarios o líderes de opinión que buscan una mayor competencia en el sector mexicano de telecomunicaciones, en el cual predominan prácticas oligopólicas.
La asociación fue creada por el empresario Simón Charaf, dueño del Bar Bar, lugar donde el futbolista paraguayo Salvador Cabañas recibió un balazo en la cabeza a principios de 2010. De acuerdo con Charaf, la televisora tergiversó los hechos para presionarlo para vender acciones de una empresa en la que Televisa y él eran socios. Antes, Charaf había creado el sitio La Verdad sobre el Bar Bar para difundir su versión de los hechos.
La nueva asociación contra Televisa cuenta con el apoyo de respetados expertos en telecomunicaciones como Purificación Carpinteyro, ex subsecretaria de telecomunicaciones, así como el investigador de medios de comunicación Raúl Trejo Delarbre, de la Universidad Nacional Autónona de México (UNAM), y del legislador Javier Corral, quien ha sido periodista y experto en medios de comunicación.
“Cada vez son más evidentes los constantes abusos, ataques y manipulaciones por parte de Televisa en contra de quien afecte sus intereses o ventile anomalías de la televisora”, señala el comunicado de esta organización.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Todos los comentarios son bienvenidos, pero por favor no utilice palabras soeces. Cualquier mensaje que contenga una palabra soez será bloqueado. Nos reservamos el derecho de retirar cualquier comentario que incluya palabrotas, excepto cuando sean usadas como interjecciones.