domingo, 10 de marzo de 2013

Hugo Chávez

=Menú del día=

Por Jesús Rito García

Después de enterarme de la muerte de Hugo Chávez, el mítico y controvertido presidente de la República Bolivariana de Venezuela, sólo me vino a la mente la crónica que hizo mi amigo Carlos Adampol Galindo en su viaje por Sudamérica, en aquél año el pueblo venezolano estaba enfrascado en las votaciones de un “sí o no” para unas reformas a la constitución promovida por Chávez. La derecha y la izquierda en todo su esplendor utilizaban todos sus recursos y argumentos para manifestarse. En verdad he disfrutado tanto la crónica de Carlos, que aquí va una muestra:

“A Caracas llegamos una mañana, tres días antes del referendo, el día del cierre de campaña a favor del NO. Roberto Campos, amablemente nos recibió en su casa, un departamento con una gran vista sobre la ciudad en el barrio de Chacaito, desde ahí apenas nos instalábamos cuando vimos a la gente reuniéndose por las calles. Se preparaban para la gran marcha en contra de la reforma. Miles de personas poco a poco fueron llenando las calles de la ciudad al grito de NO, ASÍ NO. Bajamos enseguida y nos integramos a la marcha. Las situaciones más raras, el mundo de cabeza, estudiantes, maestros, intelectuales, todo tipo de gente que se esperaría ver en las filas de la izquierda, aquí van luchando por su libertad, por sus derechos, y por supuesto, por su derecha. Platico con algunos, me cuentan historias de terror sobre Chávez y su socialismo. Que con la reforma podrían perder hasta la patria potestad de sus hijos, la propiedad privada desaparecería, que Chávez sólo quiere perpetuarse en el poder, que la jornada laboral se reduciría a 6 horas pero las restantes tendrían que ser regaladas al gobierno a través de trabajo comunitario, historias que hablaban hasta de la relación de Chávez con la santería cubana, ritos sangrientos en la casa presidencial, y brujos aconsejándolo sobre el futuro de Venezuela. Ese día la Avenida Bolívar se llenó a reventar de un NO inmenso, impenetrable, un monstruo de cien mil cabezas y una voz de una sola sílaba.
Llegamos a casa, tarde, cansados, prendimos la tele. El canal oficial mostraba una Avenida Bolívar semivacía, en descarada manipulación habían grabado imágenes antes de la marcha y las transmitieron durante todo el día una y otra vez.
A la mañana siguiente nos fuimos a la marcha por el SI. La otra mitad del país estaba ahí, familias enteras, las clases populares, la burocracia completa vino en camiones de todas partes para apoyar a Chávez, tres horas de espera, la gente seguía llegando, entre codazos y empujones me acerqué al frente, dos horas más, todos enardecidos por ver a Chávez hasta que por fin llegó avanzando lentamente en un camión entre la multitud, todos gritando, una estrella de rock, las madres le dan a sus bebes para que los cargue, los bese, se acercan a tocarlo. Sin discurso preparado, se para ahí, al frente de doscientas o trescientas mil personas, mira a todos un instante, sonríe, habla de la bella tarde, de sus recuerdos de infancia. Es un gran orador, cuenta historias, hace reír a la gente, se enoja, despotrica un rato contra Bush y sus enemigos imperialistas. Dos horas de discurso y no se puede dejar de escucharlo. Para cerrar, una frase que permanece en el aire. Si quieren que me quede 7 años más, me quedo, ustedes dicen, si quieren que me quede 50 años, me quedo 50, hasta que ustedes digan yo seguiré aquí. Todos gritan enloquecidos y lo apoyan incondicionalmente, beben cerveza, es una fiesta.”
En Venezuela existe un Hugo Chávez bueno y uno malo. Uno que impide a las televisoras tener el control de lo que ven los ciudadanos, como lo hacen en México; y otro Chávez que permitía todo tipo de corrupción. Un Chávez populista, pero que al fin y al cabo hizo crecer a su país; otro que impidió a los venezolanos que no estaban de acuerdo con él, se pudieran manifestar, exigir sus derechos. Queramos o no, visto como un dictador, una estrella de rock, un bandido, un libertador, un villano o un revolucionario; Hugo Chávez ya forma parte de la historia de nuestra América, con sus desatinos y sus virtudes que lo han hecho trascender; no como sucede en México, donde los últimos presidentes sólo han formado parte de una “historia gris” de entreguismo y desencanto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Todos los comentarios son bienvenidos, pero por favor no utilice palabras soeces. Cualquier mensaje que contenga una palabra soez será bloqueado. Nos reservamos el derecho de retirar cualquier comentario que incluya palabrotas, excepto cuando sean usadas como interjecciones.