jueves, 3 de enero de 2013

Tiempo para reflexionar, tiempo para cambiar


Por Blanca Padilla
Siempre lo he dicho: los libros llegan a uno justo cuando se les necesita y el que tengo entre las manos no es la excepción. Tan es así que aún no sé cómo llegó a mí. Sospecho que fue gracias a mi amiga Annetta: compró libros compulsivamente en México, pero pesaban demasiado para volver con ellos a Francia. 

El caso es que lo tengo, su origen no importa, aunque el tema que trata tiene que ver mucho con México y algo con Francia, nos habla sobre todo de la necesidad de confrontarnos con nuestros fantasmas,  con nuestros miedos, con nuestros complejos y atrevernos a cuestionar e incluso a destruir los mitos o las hermosas mentiras sobre las que hemos construido nuestro presente, nuestra identidad.


Nada más idóneo que un  tema como este en momentos como los que vivimos durante los inicios de año, cuando solemos reflexionar y hacernos el  propósito de cerrar ciclos, dar vuelta a la página, cambiar para mejorar. ¡Renovarse o morir!

Esto es justo lo que propone el filósofo, historiador y académico Juan Miguel  Zunzunegui en México: la historia de un país construido sobre mitos. Así como los individuos acuden a terapia para liberarse de traumas y complejos, los pueblos también deberían hacerlo, plantea.


Los mitos que aborda son, principalmente,  La Conquista, La Guerra de Independencia y La Revolución. Menciona por ejemplo que el monumento a la Revolución, ubicado en la ciudad de México, es símbolo ideal de esa matanza que se ha pretendido con objetivos sociales.


La razón, esa construcción es la ruina de lo que se proyectó como palacio legislativo, una obra que iba a ser monumental, la más grande de América Latina, en tiempos de Porfirio Díaz. Y así como esa obra no se terminó y nunca se terminará, la revolución tampoco.


“Tal vez no dejamos ir ese acontecimiento del pasado y seguimos anclados en el ayer porque en realidad quisiéramos que concluya la revolución; que efectivamente se vean sus frutos: educación, progreso, justicia, igualdad, legalidad…, todo eso que, según nos dicen, buscó la revolución, pero que nunca hemos tenido. Tal vez por eso no damos vuelta a la página.” Nos dice Zunzunegui.


Y así como en el caso de la Revolución, el autor nos habla de otros tantos mitos que nos mantienen en  el pasado,  no dejan que vivamos un presente de bienestar y nos impiden proyectar nuestro futuro.


Es una lectura difícil, debo decirlo. No porque el autor use rebuscamientos grandilocuentes. Al contrario, su prosa es ágil y amena.  Es un libro apto para todo público. Sus 156 páginas se leen, como dicen en mi pueblo: de una sola sentada. 


Lo difícil es enfrentarse con las verdades que plantea, sobre todo cuando hemos sido bombardeados desde la más tierna infancia con la idea de unos españoles malos y unos indígenas buenos, de un cura Hidalgo protector de su pueblo o de unos revolucionarios que hombro con hombro  luchaban por la igualdad, la justicia y el bienestar del pueblo.


Y es más difícil para personas, como en mi caso, que recibieron estas enseñanzas de maestros verdaderamente patriotas, que con su actuar y convicción nos hicieron creer verdaderamente en la historia oficial, amarla incluso, venerarla religiosamente, como critica Zunzenegui. 


Pero bien, como en la vida personal, no podemos seguir culpando a nuestros mayores por lo que nos hicieron o dejaron de hacernos cuando éramos niños. Es hora de asumirnos como adultos, como un país adulto, enfrentar los complejos y los traumas y avanzar de una vez por todas. Esa es la propuesta del también licenciado en Comunicación por la Universidad Anahuac.




1 comentario:

  1. Collingwood decía que la historia procede de interpretaciones de testimonios, que su naturaleza es reflexiba porque es el pensamiento/hecho y en torno a ellos gira el pensar del investigador o historiador... Así que lo que hemos tenido siempre es... la idea de la historia...
    Que nos ha dado el autoconocimiento y conocer lo qué hemos hecho y somos capaces de hacer, sin duda. Ahora lo que nos deberíamos exigir es que esto nos ayude en nuestro hacer, pero un hacer positivo...

    Saludos,
    Olga Ma.

    ResponderEliminar

Todos los comentarios son bienvenidos, pero por favor no utilice palabras soeces. Cualquier mensaje que contenga una palabra soez será bloqueado. Nos reservamos el derecho de retirar cualquier comentario que incluya palabrotas, excepto cuando sean usadas como interjecciones.